"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

domingo, 15 de enero de 2017

LA SEÑAL


Los hechos, sean naturales o del quehacer humano, y los actos de los hombres dejan huellas que se manifiestan en el espectro social con actitudes de aprobación, rechazo, dudas, cambio o confirmación de comportamientos y conductas que afectan a todos.

La actitud que adopte la sociedad al respecto, será la señal que indicará como impactó el hecho y también un índice de la forma y la normalidad en la que se está desarrollando la sociedad en ese momento.
La muerte del fiscal Nisman, puesta otra vez en el candelero, después de dos años, es una clara señal de enfermedad moral y psíquica que padece la sociedad argentina, desde hace décadas.
Sólo el hecho de la muerte en circunstancias dudosas de un Fiscal de la República, ya es de una gravedad institucional enorme.
La reacción de la sociedad argentina ante el hecho no fue acorde con dicha gravedad, y todavía se sigue discutiendo si es necesario investigarla o cerrar el caso y darlo por terminado, a lo cual mucha gente adhiere.

La historia nos recuerda la muerte de Bordabehere en el Congreso y la repercusión que tuvo.
Pero hay algo más en esta situación, el fiscal investigaba el atentado terrorista más terrible de la historia argentina, y dos días antes había acusado a las mas altas autoridades del Estado, presidente y canciller, de traición a la patria, por encubrimiento del atentado en connivencia con las autoridades iraníes.
No era solo una sospecha, era una denuncia fiscal, fundada como en derecho se debe, que según Nisman estaba probada y por eso quería presentarla ante el Congreso de la Nación.

Ese sólo hecho en una sociedad normal, hubiera significado que por dignidad los denunciados, se apartaran de su cargo, aceptaran ser juzgados y se atuvieran a las consecuencias del juicio, siendo confirmada la denuncia o desestimada y guardar su buen nombre y honor.

Recuerdo el caso de la sucesión Bencich, donde en un programa televisivo se insinuó que el juez y el secretario podrían haber sido arreglados, y ambos renunciaron a su cargo, la Corte los puso en disponibilidad y se les hizo un sumario, del cual salieron absueltos.
Al ser notificado, el juez subiendo la escalinata del Palacio de Justicia, fue requerido por el periodismo diciendo que tenía razón, era inocente y cuando volvería al Juzgado.
A lo que contestó que no podía volver, porque el que litigara en su Juzgado sabría que iba a ser juzgado por un juez sospechado de corrupto, y que garantía le podía dar. Por supuesto no volvió a su cargo.

Nuestra sociedad, en su conjunto, a pesar de las excepciones, que todavía no pudo torcer el destino, banalizó la situación; la muerte de Nisman fue investigada como el robo de una papa, se contaminó la escena, se perdieron pruebas, y se dilapidó el tiempo, factor más que importante en cualquier investigación.
Se minimizó la acusación, diciendo que eran actitudes golpistas y opositoras, y que la convalidación del voto popular a las autoridades saneaba su condición.
Como si el voto popular justificara cualquier conducta, y por ser electo uno pudieran hacer cualquier cosa, que de hecho en nuestro país sucede, ya que hay personajes inimputables, que cometen acciones delictivas que a cualquiera de nosotros nos llevaría a juicio y a la cárcel, pero a ellos, que están mas allá del bien y del mal, no los mosquea.

Hay una frase de un personaje muy popular que decía “se igual”.
Cuando la sociedad funciona con actitudes diferenciales, con valores que escapan a la moralidad y dependen de quien los haga, cuando se prioriza la fama, el dinero y el poder, por sobre los valores auténticos del hombre, es porque hay una enfermedad moral grave, y que puede convertirse en crónica con el paso del tiempo.
Porque a todo se acostumbre el ser humano:

Dicen los biólogos que cualquier organismo que levante la cabeza y lo golpeen a la tercera o cuarta vez no la levanta más.
¿Qué sociedad queremos los argentinos?
Una sociedad que priorice los valores éticos, o una sociedad que priorice el poder, la plata y la fama.
Quizás una sociedad donde la plata es sagrada como piensa mucha gente, o una sociedad donde el hombre, la vida, la dignidad son sagradas.

El caso Nisman puede disparar un cambio profundo en el sentir y el accionar de los argentinos, o seguir este largo camino de décadas de mediocridad y enfermedad social.


Elias Domingo Galati

No hay comentarios: