"De Argentina para el mundo..."



Caricatura de Alfredo Sabat

jueves, 12 de diciembre de 2019

Cuentas claras de María Eugenia VIDAL


En manos del globalismo K­


POR JORGE MARTÍNEZ

El nuevo gobierno debuta con las miradas apuntando a su experimento económico heterodoxo, la decisión de exhibir resultados veloces, demagógicos, para marcar un rápido contraste con el fracaso de la gestión anterior.
En estos primeros meses el análisis político convencional también nos aturdirá con las posibles discrepancias que surjan (o no) entre el presidente y su vice, y todo en medio del folklore inevitable de una restauración más o menos peronista.

Pero detrás del escenario pasarán otras cosas.
El kirchnerismo que vuelve al poder incluye una línea ideológica que podríamos llamar "globalista".
Está representada como mínimo en dos ministerios, Seguridad y Equidad, que serán dirigidos por mujeres que responden al CELS de Horacio Verbitsky, a los que debería agregarse el Inadi a cargo de Victoria Donda.

Este globalismo K se manifestó en el ciclo anterior en la llamada "política de derechos humanos", aquel blindaje ideológico que enderezó a un proyecto político insustancial y le dio fueros para encubrir una corrupción rampante que ya pasó a la historia.
A partir de hoy, esa oportuna alianza se renovará.
El setentismo seguirá siendo una estrategia redituable en más de un frente, casi con certeza reforzada como arma de intimidación pública y coerción ideológica.
(Habrá que prestar atención al uso persecutorio que se haga de una nueva acusación: la de "negacionista")

La novedad vendrá con las banderas actuales del progresismo mundialista.
Feminismo extremo, ideología de género, aborto (¿lo impondrán por ley, por protocolo o por decisión judicial?), garantismo, tal vez eutanasia, tal vez legalización de las drogas y quién sabe qué más.

Las dos ministras tendrán mucho que hacer al respecto, seguras de que en este plano contarán con un respaldo "transversal" que abarcará a buena parte de la nueva oposición y también a los grandes medios y al mundo de la cultura y el espectáculo.
Por no hablar de las organizaciones no gubernamentales, las fundaciones internacionales o los organismos multilaterales de crédito, demonios que el "campo nacional y popular" no duda en obedecer cuando se trata de esa agenda.

Estas políticas, que serán aplicadas con una vocación hegemónica que excede en mucho el mandato surgido de las urnas, seguramente generarán resistencias.
Que no partirán, conviene repetirlo, de estructuras institucionales fácilmente disciplinables, sino más bien de la población en general, de familias y ciudadanos del común, de hombres y mujeres de fe, imbuidos de un genuino sentimiento patriótico que nada tiene que ver con el nacionalismo adulterado de camporistas y progresistas.

Como ha ocurrido en otros países, las redes sociales volverán a ser los grandes aliados de esa resistencia.
El tuitero independiente con miles de seguidores es un personaje esquivo, difícil de manipular, que ofrece un cierto contrapeso a los discursos uniformes que parten de las usinas ideológicas y el periodismo estandarizado.
Y el kirchnerismo lo sabe muy bien porque lo sufrió hacia el final de su primer ciclo gobernante.
De ahí que una de sus grandes preocupaciones en este regreso sea cómo vigilar, censurar o desacreditar a esa oposición.
A modo de anticipo sirve recordar que Amnistía Internacional, otro baluarte del globalismo, presentó ya dos informes críticos sobre la actividad en las redes en nuestro país y sigue trabajando en el tema, que parece interesarle mucho.

¿Hasta dónde llegará este globalismo K?
¿Cómo responderá a los incipientes focos de oposición?
¿Se limitará a lanzar provocaciones o su objetivo, también en este caso, consistirá en "ir por todo"?
Por ahora faltan respuestas.
Pero no hay dudas de que, tarde o temprano, habrá una ofensiva y será implacable y total.

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Cristina la...


Vulgar, mediocre, guaranga, irrespetuosa

¿Qué necesidad de mostrarse tan intolerante?
Tal vez sea su condición, está en su genética.
Supone estar por encima de todos, tal vez se lo hicieron creer y lo incorporó como tal “yo soy la única”, o como sentenció uno de sus lacayos preferidos (zaninni): “a ella no se le habla se la escucha”
Tal vez todo esto y algo más.

Hurgo en mi memoria, apelo a los textos que me enseñaron como se comportaban y cuales conductas demostraron a través de la historia verdaderos estadistas, y no encuentro uno solo, que se le asimile.
Que alguien con semejante nivel de responsabilidad haya tenido gestos de desplantes similares, que por otra parte, sólo pueden conmover a sus seguidores más fanáticos.
El mundo la rechaza, salvo algunas sociedades de países sumidos en la miseria o marginalidad, de gobiernos sostenidos por prebendas y clientelismo.

Duele saber que debemos soportar que esta condición de funcionarios sean los que nos gobiernen, con estas actitudes soberbias, autoritarias, chabacanas.
Ella, copiando a Fidel Castro, dice que la historia la absolverá, lo que no comprende es que el poder es efímero, que más temprano que tarde será reconocida como la dirigente MÁS RESENTIDA que tuvo la historia de este país.

Jorge Fernando Daffra

El inverosímil precursor Benjamin Day


Martín Caparrós

En 1835 The Sun, su periódico, publicó una serie de notas en las que se decía, por ejemplo, que había bisontes en la Luna. Fake news del siglo XIX.
SI NO HUBIERA EXISTIDO, habría habido que inventarlo —y él feliz, porque dedicó su vida, si es que tuvo una vida, a este tipo de inventos.

Supongamos, a beneficio de inventario, que sí tuvo una.
Si Benjamin Henry Day nació, es probable que lo haya hecho en Springfield, Massachusetts, en abril de 1810 —días antes que la República Argentina.
Y que su padre haya sido sombrerero y que lo haya mandado, a los 14 años, a aprender un oficio:
El de tipógrafo.
Imprimir palabras cambia todo:
Suponemos que lo que está impreso es cierto.
Suspendamos entonces dudas y subjuntivos; recordemos, creamos.

Los tipógrafos eran unos trabajadores que se dedicaban a colocar los tipos —las letras— de plomo que armaban palabras en las imprentas de esos tiempos.
Ben Day, una vez enseñado, se fue a buscar la vida a Nueva York, la capital ya entonces.
Allí consiguió empleo en un Journal of Commerce.
En dos años juntó los dineros necesarios para intentar una pequeña imprenta propia.

No funcionaba.
Day, a sus 22, estaba a punto de la ruina cuando tuvo una idea.
La gente que quería y podía pagar por información a los precios corrientes era poca, así que había que abaratarla.
Publicaría una hojita que vendería por un centavo —cuando los diarios se ofrecían por seis—, pero le serviría para publicitar su imprenta moribunda.
Su diario tenía mucha información:
Day esperaba que salieran los otros y resumía sus noticias.
En un par de meses, The Sun vendía 3.000 o 4.000 ejemplares —­un éxito completo— y los demás querían matarlo.

En lugar de asustarse, Day se envalentonó y siguió con sus innovaciones:
Contrató a otro tipógrafo, un George Wisner, para que se levantara con el alba y fuera a la central de policía a rapiñar historias.
La sección, llena de crímenes, incendios y otros cuentos morales, fue un éxito instantáneo.
Años después dirían que fue el inicio del amarillismo.
Faltaba lo mejor.

El 25 de agosto de 1835 The Sun —que ya cumplía dos años— publicó un título prometedor:
“Grandes descubrimientos astronómicos hechos últimamente por sir John Herschel en el cabo de Buena Esperanza”.
En seis días y seis notas tremebundas, el periódico informó que, gracias a su supe telescopio, sir John —inventor, entre otras cosas, de la palabra “fotografía”— había visto sobre la superficie de la Luna bisontes, chivos, unicornios azules, hombres bajitos con alas de murciélago, sus templos, sus océanos.
The Sun subió su circulación a 20.000 ejemplares: más que ningún otro diario del planeta entonces.

La Luna se volvió el gran tema.
Competidores denunciaron que las notas no eran ciertas; muchos las defendieron.
Edgar Allan Poe se quejó de que le habían plagiado su propio cuento lunar, Hans Pfaall, pero The Sun nunca se retractó, y su circulación siguió creciendo.
Sir John, que estaba vivo y bien en Inglaterra, se hartó de que le preguntaran por sus descubrimientos:
Publicada en varias lenguas, la historia se había desparramado por el mundo.

Mentir no era novedad; la novedad, si acaso, fue disfrazarlo de noticia impresa.
Pero el gran aporte de Day no fueron las fake news…
Fue, sobre todo, la idea de que podía vender su diario cinco veces más barato que la competencia porque no vivía de sus ventas sino de su publicidad —y que esas ventas le servían para conseguir un soporte donde los anunciantes quisieran estar.
El inverecundo impostor Benjamin Day fue, antes que nadie, un mercader de audiencia y atención.

Al cabo de unos años se aburrió, vendió The Sun, intentó más inventos.
Algunos funcionaron mejor que otros, y Day murió a sus 79 en Nueva York, rico, celebrado.
Su legado de papeles duraría hasta hace poco, cuando otros precursores inverosímiles cambiaron los formatos y volvieron a saquear el trabajo ajeno para hacerse con la publicidad.
La historia, a veces, simula que se repite para poder engañarnos otra vez…

Jaime Bayly II

Jaime Bayly

martes, 10 de diciembre de 2019

Desmemorias, contradicciones y “baches” en el discurso de Alberto Fernández


Por Christian Sanz
Fuente: Tribuna de Priodistas

Nadie, menos aún el kirchnerismo, resiste el discurso

“Desde la humildad de esa escucha, y desde la esperanza que millones de compatriotas han expresado en las urnas el pasado 27 de octubre, vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un Nuevo Contrato de Ciudadanía Social”.
Esa fue una de las frases destacadas del comienzo del discurso de Alberto Fernández en su primer día como presidente de la Nación.

Sin embargo, cuando uno se adentra en las palabras del flamante jefe de Estado descubre ciertas incongruencias, contradicciones y “desmemorias”, referidas a lo que fue el kirchnerismo en el pasado.
Aquí algunas de ellas…
Solo algunas:
“Tenemos que superar el muro del rencor y del odio entre argentinos”.
La proclama es loable y elogiable, pero es parte de la grieta que no empezó con el macrismo sino con el kirchnerismo.
¿O acaso quién instaló la idea de los “enemigos” a atacar a través de cadenas nacionales y programas filo kirchneristas como 678 (quien escribe estas líneas ha sufrido ese tipo de escraches K)?

“Tenemos que superar el muro del hambre que deja a millones de hombres y mujeres afuera de la mesa que nos es común”.
Es bien cierto que Macri llevó al tema del hambre a niveles estratosféricos, pero el kirchnerismo empezó con esa tendencia, con dos agravantes:
Primero, los K aseguraron que había menos pobreza que en Alemania;
segundo, se desactivaron las estadísticas oficiales.
Ergo, era imposible de medir.

“Tenemos que suturar demasiadas heridas abiertas en nuestra Patria”.
Curioso que lo diga aquel que tiene como compañera de fórmula a Cristina, quien mandó a “suturar el orto” a los peronistas no kirchneristas en 2018.

“No cuenten conmigo para seguir transitando el camino del desencuentro”.
Buenísimo, pero que se lo diga a su compañera de fórmula, Cristina, que le hizo un imperdonable desplante a Macri al saludarlo este mismo martes.

“Quiero ser capaz de corregir mis errores, en lugar de situarme en el pedestal de un iluminado”.
Ojalá fuera cierto, pero suena improbable al ver que se rodea de la misma gente que ayudó al latrocinio del país en su momento.
Carlos Zannini, Pepe Albistur, Claudio Moroni, Felipe Solá, Juan Cabandié, Agustín Rossi, etc.
Nada nuevo bajo el sol.

“Estoy seguro de que todos vamos a coincidir en que hemos llegado a esta situación porque se han aplicado muy malas políticas económicas”.
Totalmente de acuerdo, el macrismo hizo un verdadero desastre con la economía.
Sin embargo, mucho de lo que ocurrió —no todo, obviamente— fue una continuidad de las políticas K.
¿O acaso ya nos olvidamos del despilfarro del gasto público, el enorme déficit fiscal, el cepo al dólar, la desenfrenada emisión monetaria, la inflación oculta por el Indec y tantas otras cuestiones?

“La Argentina no para de achicar su economía. El PBI de 2019 es el más bajo de la última década”.
Es bueno que Alberto lo sincere, porque hace una década gobernaban los K y el PBI era de menos de 340 mil millones contra los casi 480 mil millones de 2019 (que sigue siendo bajo, obvio).

“La pobreza actual está en los valores más altos desde 2008. Retrocedimos más de diez años en la lucha por reducir la pobreza”.
Curioso, también gobernaba el kirchnerismo en 2008, y hacía ya 5 años que estaba en el poder.

“Argentina necesita poner fin a una estructura que muestra un país central rico y pujante y un país periférico que busca desarrollarse a partir de las mínimas concesiones que el país central entrega”.
Es oportuno el planteo de un país más Federal, desde ya,  pero los antecedentes no benefician al kirchnerismo.
Su relación con las provincias ha sido de “latigazo y chequera”.
El macrismo, con todos sus errores, mejoró por mucho esa situación.

“Vamos a desplegar por todo el país un Plan de Reactivación de Obras Públicas”.
Esto directamente aterra
¿Cómo no recordar el choreo que llevaron a cabo en el pasado a través de la obra pública, tópico por el cual Cristina está siendo juzgada?

Hoy es el Día Internacional de los Derechos Humanos.
Y hoy, otra vez, la Argentina vuelve a comprometerse con el respeto a los derechos del hombre y a levantar ese compromiso como bandera inclaudicable en cualquier país del mundo”.
Otra vez el miedito corre por la espalda.
Porque… ¿cómo olvidar el curro que se ha hecho en nombre de los derechos humanos?
Miles de millones de pesos “regalados” a organizaciones de DDHH que solo debieron arrodillarse ante los K para hacerse de esos fondos.
Ello derivó en escándalos como Sueños Compartidos y demás, Schoklender mediante.

“Sin una justicia independiente del poder político, no hay república ni democracia. Solo existe una corporación de jueces atentos a satisfacer el deseo del poderoso y a castigar sin razón a quienes lo enfrenten”.
¿Quién no estaría más de acuerdo con esa proclama?
Sin embargo, el kirchnerismo fue el que más potenció ese sistema, pergeñado oportunamente por el menemismo.
¿O acaso nos olvidamos de los fallos de Oyarbide y otros jueces que beneficiaron a los K?

“Hemos visto el deterioro judicial en los últimos años. Hemos visto persecuciones indebidas y detenciones arbitrarias inducidas por los gobernantes y silenciadas por cierta complacencia mediática”.
¿No es la mejor descripción de lo que fueron los años de Néstor y Cristina?
Macri también se aprovechó del sistema, ciertamente.
Pero los K fueron los más eficaces “sicarios” judiciales.

“Nunca Más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, operadores judiciales, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos”.
Nunca mejor dicho.
Baste recordar los Javier Fernández, Antonio Stiuso y demás operadores K yendo a Comodoro Py a apretar a los jueces.
Todo ello documentado por demás.

“Nunca más a una justicia que es utilizada para saldar discusiones políticas, ni a una política que judicializa los disensos para eliminar al adversario de turno”.
Ídem anterior. Dicho sea de paso, quizás sea un buen momento para terminar con la cloaca que es la justicia Federal, plagada de jueces corruptos, millonarios y maleables.

“Queremos una Argentina donde se respeten a rajatabla la Constitución y las leyes. Queremos que no haya impunidad, ni para un funcionario corrupto, ni para quien lo corrompe, ni para cualquiera que viola las leyes. Ningún ciudadano por más poderoso que sea está exento de la igualdad ante la ley”.
Si Alberto hubiera mirado a un lado suyo hubiera visto el emblema de lo que estaba diciendo:
Cristina Kirchner, con 13 procesamientos y 7 pedidos de captura es la postal del funcionario corrupto.
¿Cómo es que está libre?

“En el mismo sentido de transformación profunda, he decidido que sea intervenida la Agencia Federal de Inteligencia, para impulsar así una reestructuración de todo el sistema de inteligencia e información estratégica del Estado”.
La misma agencia de espionaje que usufructuó el kirchnerismo para espiar, escrachar y aleccionar a sus adversarios.

“Ciudadanizar la democracia también es respetar la libertad de expresión y todas las opiniones emitidas a través de los medios masivos de comunicación”.
Totalmente de acuerdo…
Aaunque suena hipócrita viniendo de aquel que fue jefe de Gabinete de un gobierno que le sacó la pauta publicitaria y atacó a los medios que no fueron serviles con los K.
Este portal es ejemplo de ello.

“No queremos avisos pagos con dinero de todos para que elogien las bondades del gobierno de turno”.
Otra vez de acuerdo…
¿Alguien podría recordarle a Alberto acerca de los medios K que recibían pauta millonaria solo por hablar bien de los K?
¿Hace falta mencionar nombres como Szpolski, Cristóbal López, Diego Gvirtz y otros?

“No habrá pauta del Estado para financiar programas individuales de periodistas. Sólo se destinará a instituciones periodísticas. En la relación con los periodistas, más que nunca tiene sentido aquella frase de que ‘las cuentas claras conservan la amistad y el respeto’.”
Nada que objetar, comparto 100%.
Para acabar con el periodismo corrupto.

“Quiero recordar a Esteban Righi quien me inculcó como nadie los mejores valores del Estado de Derecho”.
Es el mismo que fue removido por Cristina Kirchner por pedido de Amado Boudou, quien lo hizo separar del cargo para aliviar su situación en el caso Ciccone.

“Días atrás un amigo me señalaba la importancia de todo ello en el futuro que se avecina. Tenía razón al decir que tenemos que aprender a escucharnos aun sabiendo que no pensamos los mismo”.
Geniales palabras para terminar su discurso…
El kirchnerismo en estado puro.

9 de Diciembre


“Día Internacional contra la CORRUPCIÓN”

Tratando de luchar contra este flagelo, la Asamblea General de Naciones Unidas instituyó el Día Internacional contra la Corrupción, que se ha venido celebrando cada año desde el 2003.
La finalidad o propósito del día internacional es "crear conciencia contra esta lacra y difundir el valioso papel de la Convención a la hora de luchar contra ella y prevenirla.
Es que la corrupción socava la democracia y el estado de derecho, lleva a violaciones de los derechos humanos,
distorsiona los mercados, erosiona la calidad de vida y permite que prosperen el crimen organizado, el terrorismo y otras amenazas a la seguridad humana. 
Además, pone de evidencia que actuar contra la corrupción es fundamental para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que tienen por fin erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos".

Sabemos que  el sentido  literal de corrupción es la podredumbre.
Que todo es factible de corromperse.
Pero en término políticos reservamos la corrupción y las corruptelas para aplicarlas a las conductas de quienes, usando poderes del Estado, se benefician personalmente en desmedro de los intereses generales, con perjuicio de la sociedad o del mismo Estado.

Una conducta corrupta es la que, con mala fe, no procura el bien general sino el propio o el de allegados o benefactores.
Y alarma al pueblo argentino y a Tucumán, advertir la enorme impunidad en los Poderes Judiciales debido a falta de pruebas fehacientes o de investigaciones acertadas.
Es que la impunidad vuelve valientes a los cobardes y osados a los pusilánimes, y el día en que cobardes y pusilánimes alcanzan el poder, sus sucias babas lo aniquilan todo.

Actualmente la lentitud de la justicia revela y advierte a la sociedad de una indemnidad sin límites.
Es que existe una enorme falta de confianza en los tres poderes del estado y en especial en el Judicial.
A la justicia ordinaria no se la teme, se la supone inocua (todo el mundo “confía en la justicia”, muchos, en realidad, confían en su torpeza).
El tiempo pasa.
Las causas se prescriben o quedan archivadas y florece la inmunidad.
Nuevamente el silencio de muchos.
Es que cuando las inmoralidades se denuncian, se  verifican y el Estado da  vuelta la cara como  que  "nada tengo que ver con esto" es, en la práctica, lo mismo que patrocinar, promover, apadrinar la inmoralidad, que queda expuesta ante la ciudadanía sin que nada la evite, la corrija ni, menos aún, la castigue.

Si ante las irregularidades el poder administrador va a esquivar el bulto, pretendiendo que sólo se han de corregir delitos verificados por el Poder Judicial, por supuesto, la inmoralidad ha de proliferar al amparo de esta protección oficial.

Todavía recuerdo el “panorama tucumano” de hace muchísimos años en el diario “la Gaceta” de mi provincia, en donde el periodista Federico Van Mameren, publicaba  en un editorial bajo el Titulo “A puro Verso” y recordaba a Enrique Santos Discepolo que murió en 1951.
Sus versos o aquellas reflexiones bajo el seudónimo de “Mordisquito” encajan perfectamente en ese Tucumán contemporáneo que alguna vez recibió el mote de “Macondo” y todavía le cuesta sacárselo.
Es que da lo mismo que sea cura/colchonero, Rey de basto/ caradura o polizón. Señora de ojos vendados/ que estás en los tribunales/
Sin ver a los abogados/ baja de tu pedestales/Quítate la venda y mira/, cantó alguna vez María Elena Walsh.
Qué paradoja estamos en Diciembre del 2019 y nada ha cambiado en la seguridad ni en la Justicia provincial.
Sera Justicia.

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón
DNI. Nº 12.209.529
Avda. Camino del Perú 1575
San Miguel de Tucumán
jorgeloboaragon@gmail.com
#Argentina #Tucumán

Antonio Gramasci


"La única forma que tenemos para hacernos del poder como comunistas, no es lo que hizo Marx"

Nosotros debemos infiltrarnos en la sociedad, infiltrarnos dentro de la Iglesia, infiltrarnos en la comunidad educativa, lentamente e ir transformando y ridiculizando las tradiciones que se han sostenido históricamente, a fin de ir destruyéndolas y formando la sociedad que nosotros queremos".

Lo implicada que está CFK