"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

miércoles, 21 de junio de 2017

El terrorismo de los mal llamados "lobos solitarios"

La violencia religiosa debe ser enérgicamente condenada y combatida por medio del conocimiento y de la educación

POR MARCOS AGUINIS
@AguinisMarcos

Los atentados terroristas que se están multiplicando con rapidez en Occidente se diferencian de las espantosas guerras que desde hace años asuelan Siria y otros países musulmanes, porque parecen el producto de mentes alteradas que actúan en forma individual.
Por eso se los llama "lobos solitarios".
No estoy de acuerdo.
Semejante aseveración tiene dos objetivos principales:
Tranquilizar la culpa de quienes deben prevenirlos y seguir ignorando su causa profunda.
La causa profunda radica en la prédica del odio y la promesa del edén que realizan muchísimos clérigos musulmanes con fogosa intensidad.
Los "lobos solitarios" son el producto de un intenso lavado de cerebro, los mejores alumnos de prédicas asesinas que alteran los sentimientos y penetran en jóvenes frustrados, irracionales e ignorantes.
Además, algunas instituciones los premian, como la Autoridad Palestina, que designa parques, calles y plazas con su nombre, más un obeso subsidio a sus familias.

En los debates que se llevaron a cabo en Occidente tras la Segunda Guerra Mundial, se lograron marginar progresivamente las discriminaciones por causas étnicas, religiosas y sociales.
Fue un proceso ímprobo, pero que ha conseguido un éxito ejemplar.
Por ahí se explica que las manifestaciones islámicas fundamentalistas demoren en ser condenadas.
Se teme caer en la "islamofobia".
Claro: discriminar una de las tres principales religiones monoteístas resultaría escandaloso.
Pero lo que se critica no es esa religión, sino a los criminales que suponen servirla matando en nombre de Alá.
No se trata de un repudio a sus bases teológicas.
No.
Como si criticar el tribunal de la inquisición, que funcionaba con temible poder hasta hace pocos siglos, implicase "cristianofobia".               
                       
Se han intentado varias explicaciones sobre la expansión de este fundamentalismo.
Las más superficiales apuntan a culpar a Occidente por sus guerras coloniales.
Responde a la tendencia "garantista" de justificar al criminal y olvidarse de la víctima.
Es cierto que Occidente acumula culpas, pero hay porciones del planeta que sufrieron el coloniaje y no produjeron la erupción del terrorismo islámico.
Equivocadamente se fija el comienzo de esta oleada siniestra en el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York.
Si cabe marcar fechas, esa catástrofe fue precedida en varios años por el atentado contra la embajada de Israel y la AMIA en Buenos Aires.
Fueron los primeros atentados islamistas en América.
Quien los organizó y llevó a cabo fue la República Islámica de Irán, que hasta ahora se resiste a confesar su culpa.
Irán, por otra parte, alimenta la formación terrorista de Hezbollah, que controla el Líbano, y la organización ultra asesina de Hamas, que se apoderó de la Franja de Gaza apenas la desocupó Israel.
Con Hezbollah y Hamas planifica y ejecuta múltiples acciones de relumbres sanguinarios.

Después estalló con fuerza la guerra entre chiitas y sunnitas, que ha convertido a Siria e Irak en una apocalíptica carnicería.
Los chiitas predominan en Irán y Hezbollah, sobre todo…
El resto del universo musulmán adhiere al sunnismo.
La enemistad entre estas dos corrientes se basa en una muerte ocurrida en el siglo VII, cuando durante una batalla cayó Hussein, el nieto de Mahoma.
Entre los estudiosos del fenómeno jihadista, sus manifestaciones empezaron con los Hermanos Musulmanes, de filiación sunnita. También es un error: viene de muchos siglos antes.
Pero se intensificó en el XX.
Tuvo un comienzo horrible, con el suicidio de medio millón de niños, ocurrió por iniciativa del ayatollah Khomeini (chiita) durante la guerra de su país con Irak.
La venía perdiendo.
Entonces ordenó la fabricación de medio millón de llavecitas de plástico atadas a una fina cadena, que se pusieron a quinientos mil niños.
Centenares de maestros y clérigos les machacaron que con esa llavecita se les abriría la puerta del paraíso.
Esta historia bien documentada la relaté hace años, pero debo repetirla ahora, porque el atentado contra el Parlamento de Irán que acaba de suceder es quizás una venganza por aquel acontecimiento, entre otros objetivos.
Los niños iraníes se arrojaron en bandadas contra los soldados de Irak, quienes al principio dispararon sus armas de fuego.
Pero advertidos del horror empezaron a vomitar y abandonaron el campo de batalla. Irán, gracias a esta maniobra, logró recuperar terreno.
Los iraquíes, en su mayoría sunnitas o laicos, era considerados "infieles" por los chiitas, dignos de ser asesinados.
Muchos musulmanes justifican la muerte de su propia población mediante el argumento del martirio.

Los terroristas que ahora se llaman "lobos solitarios" se arrojan al despeñadero sabiendo que terminarán como sus víctimas. Lo hacen con profunda alienación, convencidos de que loes espera una recompensa: el paraíso.
Innumerables clérigos se han ocupado de pervertir el concepto del martirio.
Esto lo critico a cara descubierta.
Trataré de explicarlo en pocos renglones.
Las tres religiones monoteístas han ennoblecido el martirio como una forma extrema de testimonio.
Comenzó quizás con el relato de Ana y sus siete hijos, que narra el II Libro de Macabeos.
Siguió con los incontables mártires cristianos torturados y asesinados por las antiguas autoridades romanas.
Sin embargo, ninguno de ellos hacía preceder su sacrificio con un asesinato.
Eran auténticos santos, de gran corazón.
En cambio el martirio que ahora elogian, premian y multiplican los islamistas constituye una horripilante tergiversación del concepto.
No hacen defensa de su fe mediante su propio y exclusivo sacrificio, sino asesinando a mansalva, sin diferenciar niños de adultos, fieles de infieles, en la mayor cantidad posible, gritando que es por Alá, y luego mueren, seguros de que el ascensor al paraíso subirá más rápido cuanto más pavoroso haya sido el número de caídos.

Estos mártires no son santos: son criminales.
No merecen recompensa, sino castigo.
Sus almas no irán al paraíso, sino al infierno.

George Chaya, estudioso del Medio Oriente, opina que ha empezado la intifada en Occidente.
Antes se limitaba a Israel.
La inminente caída de Estado Islámico, por ejemplo, no garantiza la extinción de esta plaga, sino su expansión.
Además de las conocidas tareas de control, debe apuntarse al foco infeccioso.
No basta con bajar la fiebre.
Su foco reside en la perversión teológica.
Los mal llamados "lobos solitarios" y los que actúan en grupos tienen lavado el cerebro.
No aceptan negociación alguna ni los asustan la represión o la muerte.
Creen que sus actos los llevarán a un mundo mejor del que padecen.
Occidente debe abandonar el miedo a que se lo llame "islamofóbico" y tiene que -para su supervivencia- exigir que los maestros y clérigos de escuelas, mezquitas y organizaciones sociales musulmanas condenen sin rodeos la perversa concepción del martirio. Asesinar antes de ser asesinado es un crimen sin rodeos.

Pueden apoyarse en un simple dato teológico común a todas las religiones: la vida constituye la más sublime creación de Alá (Dios).
Por lo tanto, destruirla implica un atentado contra Alá, una extrema blasfemia, peor que violar sus mandamientos.
O insultarlo.

Por esta razón, no se justifican las hesitaciones para exigir que el lavado de cerebro apunte a la vida, no al crimen.

Legalidad o prepotencia procesada: Las dos Argentinas

Escrito por  Humberto Bonanata

Tarde de sol naciente para conmemorar el día de la muerte del patriarca creador de nuestra bandera: Manuel Belgrano.
Martes feriado en el que la mayoría de los argentinos aprovecharon para gozar en familia y ver por televisión cómo se conformaba la grieta que hoy nos domina.
Por un lado, cientos de micros que trasladaron a 40.000 fieles a vivar en la “Misa Cristinista” a la multi procesada ex mandataria que tratará de acogerse a la impunidad parlamentaria en su futuro cargo de senadora nacional por la provincia de Buenos Aires (por minoría) pero que si no es apresada antes del 22 de octubre –fecha de su eventual elección- gozará de la misma impunidad que otro ex presidente peronista –Carlos Menem-
para evitar ser apresada conforme lo indica el artículos 69de la Constitución Nacional que dice:
“Ningún senador o diputado desde el día de su elección hasta el de su cese, puede ser arrestado, excepto el caso de ser sorprendido in fraganti en la ejecución de algún crimen que merezca pena de muerte, infamante u otra aflictiva, de lo que se dará cuenta a la Cámara respectiva con la información sumaria del hecho”.

Menem lo hizo y ¿lo seguirá haciendo?...
Condenado a siete años de prisión efectiva –o domiciliaria- por tráfico de armas a Ecuador vía Croacia, tratará de evitar cumplir esa pena a sus 87 años de edad para cobijarse en el aguantadero de su banca en el Senado de la Nación por seis años más hasta que su muerte lo libere de su condena firme.
Lo mismo tratará de lograr CFK.

Con muchos menos años y muchos más procesamientos firmes, la ex presidente peronista, será candidata senadora nacional por la provincia de Buenos Aires para afianzar su impunidad, al menos por seis años, ya que ante una condena firme sólo el Senado dela Nación con mayoría peronista podrá desaforarla para que cumpla una condena efectiva.
Para que la Justicia ¿con mayúsculas? las  efectivice, miles de ciudadanos auto convocados se dieron cita en Comodoro Py,
frente a los Tribunales Federales que debieran haber sido puestos “en comisión” si el Ministro Germán Garavano sirviera para algo, al comienzo del gobierno de Macri.
Pero los errores y la soberbia se pagan.
Y se pagan caros….

Garavano sigue siendo Ministro de Justicia y Eduardo Freiler Juez Federal, merced a la impoliticidad gubernamental y a la corruptela del Consejo de la Magistratura.

“Marcha por la Justicia” vs. ”Misa Cristinista”…
Esa fue la grieta que demostró nuestra Argentina en homenaje a Manuel Belgrano.
Y la seguirá mostrando mientras la ¿Justicia? no actúe en forma efectiva…
Tenemos un gobierno republicano, representativo y federal al que aún no valoramos.


¿Cuándo lo valoraremos?

martes, 20 de junio de 2017

La democracia...

Y ya es una puta

Fernando Sánchez Dragó
Fuente: El Manifiesto.com

El pasado jueves cumplió cuarenta primaveras nuestra cacocracia, oclocracia o plutocracia.
¿Conque la democracia era esto?
Yo luché por ella.
De haberlo sabido...             

De Gasperi fundó la Democracia Cristiana en 1943.
Andaba yo por Italia cuando ese partido celebró su vigésimo aniversario.
Lo hizo con un cartel en el que se veía a una jovencita vestida de largo y portadora de un bouquet de flores.
Al pie se leía: "La Democracia Cristiana cumple veinte años".
No pasó ni media hora antes de que los guasones pintarrajearan otra frase: "Y ya es una puta".

El pasado jueves cumplió cuarenta primaveras nuestra cacocracia, oclocracia o plutocracia.
Los medios de información, que ya sólo son loritos de repetición, han conseguido que se enteren de esa efeméride hasta los pacientes en coma.
¿Dónde andaba yo cuando aquella pantomima se estrenó?
Supongo que en Fez.
Ejercía la docencia en su universidad.
Algo es seguro: no mordí el anzuelo de las urnas.
No suelo votar por nadie, descreo del sufragio universal, los partidos me parecen rebaños, no soy amigo de las Constituciones (en un país tan civilizado como Inglaterra no la hay) y, encima, ni me gustó ni suscribí año y medio después el insulso texto de la nuestra, por casi nadie leído y por casi todos respaldado.

Había y hay en él demasiadas incongruencias para mis tragaderas.
El Estado de las Autonomías, por ejemplo.
Todos los medios de repetición canturrean ahora el sonsonete de que el 15 de junio de 1977 llegó la democracia a este país en el que nunca había cuajado.
El Español publicó el jueves una encuesta acerca de la valoración que ese régimen político suscita hoy en la opinión pública. Pedro Jota se llevó las manos a la cabeza al constatar que casi la mitad de los españoles, y especialmente los millennials,
se sienten decepcionados no tanto por lo que se ha hecho como por lo que no se ha hecho.
Mi decepción, en cambio, obedece a lo que sí se ha hecho y, por añadidura, a lo que los desencantados piden: más democracia.

¿Aún más?
¿Y por qué no más meritocracia?
No escarmientan.
Ese sueño de la razón convertido en monstruo tiene tres patas:
Libertad individual, igualdad con matices y propiedad privada.
Las tres estaban menos cojas hace cuarenta años que ahora.
La última, debido a la inseguridad jurídica y los abusos tributarios.
La segunda, por culpa del favoritismo otorgado a la inmigración y de las leyes de desigualdad de género.
La primera, a causa de la hiperactividad legislativa y de la intromisión pública en todos los ámbitos de la vida.

¿Conque la democracia era esto?
Yo luché por ella.
De haberlo sabido...


© El Mundo

lunes, 19 de junio de 2017

Es preferible reír que llorar...!

1. El hijo le confiesa al padre:
-¡Papá, papá, no quiero ir a la escuela! Primero, tengo sueño. Segundo, estoy cansado. Tercero, en la escuela se ríen de mí.
-Hijo, tenés que ir. Primero, a la escuela no se falta. Segundo, es tu responsabilidad. Tercero: sos el director.

2. Un matrimonio va por la calle y se encuentran con un amigo que se dirige al marido:
-Hola, Pepe. ¿Cómo andás?
-Mal, Pedro. Tengo un SIDA terrible. El médico me dio 3 meses de vida.
El amigo se despide rápidamente y se marcha acongojado. La mujer le recrimina al marido:
-Pero Pepe, ¿por qué le decís a la gente que tenés SIDA si vos tenés un cáncer de pulmón? Venimos de la quimio...
-María, yo me voy a morir pero con vos nadie se acuesta.

3. -Papá, papá, hace dos meses que perdiste la tarjeta de crédito y todavía no la denunciaste.
-Hijo, me he dado cuenta que el ladrón gasta menos que nosotros.

4. Este chiste es viejo, de cuando vivía Osama bin Laden. Pero con tanta psicosis por amenazas de atentados terroristas, decidimos desempolvarlo:
Bush en la Casa Blanca y suena el teléfono.
Habla Bin Laden (¿recuerdan que los Bush y los Bin Laden se conocían de antes?):
-George, tengo dos noticias, una buena y otra mala.
Bush responde:
-La buena primero.
-Me voy a entregar.
-¿Y la mala?
-Voy en avión.

5. El médico recibe a 3 hombres con problemas en l os testiculos. Uno los tiene negros, el otro dice que los tiene verdes y otro los tiene de color rojo.
El médico llama primero al de los huevos negros, quien al salir luce acongojado:
-¡Me voy a morir! ¡Me voy a morir!
Luego es el turno del que tiene los cojones verdes:
-¡Me voy a morir! ¡Me voy a morir!
Llega el turno del que tiene los testículos rojos.
Él está aterrado.
Pero cuando sale grita feliz:
-¡Era lápiz labial! ¡Era lápiz labial!

6. Una anciana le dice a otra:
-Con los años, mi marido se ha convertido en una fiera en la cama.
-¿Te hace el amor como un salvaje?
-No, se mea en las sábanas para marcar su territorio.

domingo, 18 de junio de 2017

La renovación, te la debo

Humor Político
La renovación, te la debo
Por este camino, el viejo y querido peronismo va a dormir a la intemperie, al menos hasta el 2023.
Alejandro Borensztein

Cristina Kirchner
Año corto, amigo lector.
Parece mentira, pero ya llevamos casi 6 meses discutiendo la rosca política de unas elecciones para las que todavía faltan casi 5 meses más, hasta fin de octubre.
Pasado el comicio, las consecuencias del resultado electoral van a rebotar, como mucho, una semana más. Después tenemos 20 días laborables de noviembre, un quincenita de diciembre (la segunda no se cuenta) y cuando te querés acordar perdimos un año entero.
Completito.
Nada grave.
Si desperdiciamos doce años de bonanza mundial con el kirchnerismo, por un añito más que tiremos a la basura no nos vamos a andar haciendo demasiado problema.
Basta la salud.
No lo quiero deprimir, pero es así.
Si quiere nos enganchamos y nos entramos a dar máquina con Cambiemos y su Durán Barba, o con el ego de Lousteau, o con Cristina y su Unión de lúmpenes políticos, o con Massa y Margarita.
Toda la energía está puesta ahí.
Inútilmente.
Aburre seguir dando vueltas alrededor de los egos y las candidaturas, o de las infinitas elucubraciones sobre el futuro del peronismo. Sólo me permito recordar una breve historia.

En 1983, Alfonsín le ganó al peronismo por 52 a 41.
Paliza impensada por muchos.
Completamente grogui, el peronismo resistió dos años bajo el mandato formal de Isabel desde Madrid, pero bajo la conducción real en el país de Don Vicente Leónidas Saadi, Herminio Iglesias y Lorenzo Miguel.
No conformes con la piña que se habían comido en el 83, insistieron con lo mismo y dos años después, en el 85, se la volvieron a pegar de frente contra los radicales en las legislativas de la provincia de Buenos Aires (41% a 10%).
Sin embargo en esa oportunidad, apareció un grupo de peronistas más modernos que los desafiaron por afuera:
Cafiero, Grosso, Manzano, De La Sota, Menem.
Les fue razonablemente bien.
Sacaron el 26%.
Comenzaba la llamada “renovación peronista”.
Fue entonces cuando Herminio acuñó su histórica frase: “el peronismo va a volver conmigo o sin migo”,
y se fue a su casa junto a toda la vieja dirigencia de entonces dejándole el paso a los nuevos caciques.
Dos años después, en 1987, el Compañero Cafiero le ganaba al radicalismo la gobernación de la provincia de Buenos Aires y en 1989 volvían al poder con el Compañero Carlos Menem.
Conclusión: salvo que Cristina Elizabet Fernández se presente ahora y vuelva a sacar el 54% (la veo complicada) con cualquier otro resultado lo único que va a lograr esta señora es postergar la renovación del peronismo.
Por este camino y con ella en el medio diseñando estrategias en la cocina con Máximo, Zannini y Parrilli el viejo y querido peronismo va a dormir a la intemperie, al menos, hasta el 2023.

Ella es el tapón perfecto.
No permite que entre el aire pero, mientras siga firme ahí, no volvés a descorchar nunca más.
La historia va a ir demostrando que Herminio, Saadi y el Loro (así lo llamaban a Lorenzo Miguel) tenían mucha más inteligencia política que la líder hotelera.
Y mucha más dignidad, por supuesto.

¿Cambiemos tiene que festejar por el lío en el que se metió la oposición, como dicen todos?
No creo.
El horno no está para bollos.
Yo que ellos no andaría festejando nada.
Inseguridad, malaria económica, los narcos que el gobierno anterior dejó entrar cordialmente al país
y un Poder Judicial que le está tomando el pelo a los argentinos han elevado mucho los niveles de hartazgo.
Y encima ahora nos damos cuenta que estas PASO terminan siendo una joda.
Nos vamos a gastar aproximadamente 2.600 palos para saber que Carrió en su interna va a sacar el 100% de los votos y que Lousteau en la de él también va a sacar el 100%.
Ni te cuento Massa y Stolbizer.
Van a arrasar: 100%.
Es más, todavía no sabemos quiénes van a ser los candidatos de Cambiemos en la Provincia y, sin embargo, ya sabemos que van a sacar el 100% de los votos.
Y así con la inmensa mayoría de las fórmulas, los espacios, las alianzas y la mar en coche.

La única interna reconocida es la que va a sufrir Randazzo contra Ishii y tal vez alguno más.
Una tristeza.
Ya habíamos comprado plateas para ver en el Perón Stadium un partido de Copa Libertadores y vamos a terminar viendo un partidito del Nacional B.
Hay otra internita con gusto a algo en Capital donde el kirchnerismo porteño presenta tres listas.
Curiosamente, en la Ciudad de Buenos Aires el kirchnerismo suele tener más candidatos que votantes porque es donde viven los principales dirigentes k pero también la mayor cantidad de ciudadanos que los detestan.
Aunque todavía no se confirmaron los nombres, encabezarían Filmus, Moreno y un tal Hagman que debe ser un buen muchacho pero no lo conoce nadie.
Tampoco entusiasma demasiado saber a quién van a elegir los chicos de Carta Abierta y algún que otro pariente más para que en octubre lo agarre Carrió, le ponga un pancito abajo, un poco de chimichurri, un pancito arriba y se lo devore en un minuto.
Como igual algún diputado siempre entra, preferiría que gane Moreno.
Demócratas como Filmus hay muchos en el Congreso, pero un buen facho como el Guille siempre viene bien para que nadie se olvide.
Mantiene vivo el recuerdo.

Como ve amigo lector, va a ser un invierno duro.
Es un buen momento para bajar los decibeles y tomar un poco de distancia porque vamos a ver mucha pérdida de la realidad y mucha irracionalidad.
Basta con leer el documento de 20 páginas que publicó la ex presidenta para la fundación de su famoso “Frente Unión Ciudadana de no sé qué corno”.
Insólito.
El nombre ya estaba registrado, el logo lo chorearon, más improvisados no pueden ser.
El texto describe al gobierno de Macri como si fuera el Proceso Militar y a ella como si fuera Antonio Gramsci.
Lo más desopilante es el capítulo dedicado a su plan para combatir la corrupción.
Sin palabras.
En ningún lugar del documento explica por qué el 9 de diciembre de 2015 a la noche había 4% de pobres y el 10 de diciembre a la mañana ya había 30%.
Macri gato.

Yo sé que usted quiere que tire del hilito y le escriba dos páginas más sobre esto, pero me aburre.
Me cansa.
Y le confieso que hasta me da vergüenza ajena.
Dejemos que ella siga liberando Latinoamérica con Parrilli y Zannini (Milani no está pudiendo participar momentáneamente) y preocupémonos por lo importante.

Balcarce, venga para acá.
¡Seat Balcarce!
¿Qué pasó, Balcarce?
¿Por qué tantas distracciones?
Habíamos quedado en que a los inútiles que organizaron el primer ajuste de tarifas los ibas a pasar a retiro.
Nunca te dije que los reacomodaras en el Ministerio de Desarrollo Social.
¿¿Hiciste eso, Balcarce??!!
No hay otra explicación para esta burrada que se mandaron con las pensiones por discapacidad.
No hay tantos boludos disponibles en la República, Balcarce.
Tienen que haber sido los mismos tipos, Balcarce.
Eran tuyos y les perdiste la marca, Balcarce.
Me descuidaste a Carolina Stanley que es de lo mejor que tiene el famoso “mejor equipo de los últimos 50 años”.

Balcarce, te dormiste y dejaste que a Stanley le cabecearan en el área chica.
Dos grandotes sin marca entrando solos.
¿Te volviste loco, Balcarce?
¿Te quedaste levantando la mano pidiendo off side?
¿Qué pasa, Balcarce?
¿Te tiene distraído Larreta con el tema de los perros en los restaurantes y toda esa pelotudez?

Vamos Balcarce, ahora te me vas a la Comisión Nacional de Pensiones Asistenciales.
Ahí está el director que dijo que “las personas con síndrome down no necesitan pensiones porque pueden trabajar”.
¡¡Qué necesidad, por favor!!
Escuchame bien Balcarce:
El colmillo directo al testículo, ¿ok?
Y después te lo llevás arrastrando por la Plaza de Mayo hasta el despacho de Marcos Peña.
Dejalo tirado ahí, él va a entender.

Es un laburo, Balcarce.

No te podés descuidar ni un minuto.

Chiche Duhalde quiere ser candidata de Randazzo en Lomas de Zamora...

Por Corina Rios

Y el señor Elvio Cedrés (Facebook) pregunta
¿De qué se disfraza?
...
Respondo: DESFACHATADA - CARADURA - ETC. (típica actitud de quienes administraron durante los últimos 28 años la nación)
Al esposo lo ungieron presidente los 272 legisladores presentes en el ¿Honorable? Congreso de la nación.
Una vez UNGIDO, confiscó INCONSTITUCIONALMENTE 65.000 millones de u$s a 2 millones de ahorristas de la tercer edad.

El primer muerto de esa confiscación fue el periodista deportivo García Blanco y le sucedieron 20.000 ciudadanos más!!!
Transcurridos 15 años, todavía hay ancianos (mayores de 90 años) que no recuperaron un solo billete.

Cristina, Belgrano Y Una Comparación Odiosa

Los desquicios de CFK en el Día de la Bandera

Cristina, Belgrano Y Una Comparación Odiosa
Marcelo López Masia
Fuente: Tribuna de Periodistas

Ya que Cristina Fernández insiste en comparar a su fallecido esposo con el prócer Manuel Belgrano, al punto de decir que ella se hubiera casado con el creador de la enseña nacional, es bueno insistir con las diez diferencias que planteamos en Tribuna de Periodistas el 20 de junio del 2011, cuando la presidenta decidió recordar a su ex cónyuge frente al Monumento Nacional a la Bandera.

1- Belgrano fue hijo de un comerciante porteño que decidió gastar buena parte de su fortuna enviando a sus hijos Francisco y Manuel a estudiar a Europa. Deseaba que se instruyeran en Comercio, pero nuestro prócer optó en cambio por el Derecho. Estudió en las universidades de Salamanca y Valladolid donde se graduó con medalla de oro a los 18 años de edad. Sus notas más destacadas fueron en Economía Política.
Tuvo acceso a los libros de Montesquieu, Rousseau y Filangieri, pero terminó abrazando las teorías fisiócratas de Quesnay.
Por su parte, Néstor Kirchner repitió el último año de su escuela secundaria en Río Gallegos, siendo, por entonces, el único alumno reprobado para ser maestro de grado.
Además, su certificado analítico de la Universidad de La Plata es todo un misterio y estaría bajo siete llaves.
Néstor era pésimo alumno, pero aprobaba las materias como libre, algo que, para Federico Storani (que estudió con la pareja presidencial en esa época) era casi imposible.
Siempre se sospechó que entre la “primavera camporista” de 1973 y el golpe de 1976 Néstor aprovechaba las cátedras paralelas que eran brindadas por “compañeros” docentes peronistas, quienes mucho más indulgentes con los militantes que “se la estaban jugando”.
De hecho, el 80 por ciento de las materias las aprobó como alumno no regular.
Un dato sobre Economía Política que nos brindó el doctor Jorge Vanossi, profesor emérito de esa casa de altos estudios, además de ex diputado nacional y ex ministro de Justicia de la Nación: Kirchner fue uno de los pocos alumnos que llegó a sacarse un cero en Economía Política.
El prestigioso abogado no recuerda en muchos años un bochorno semejante.

2- Belgrano se rodeó de la élite intelectual de España.
Por aquel entonces se discutían los principios de igualdad ante la ley, la libertad y las revoluciones de Francia y USA.
Kirchner, quién antes de llegar a la presidencia ya era un millonario con decenas de casas declaradas, nunca había viajado al viejo continente.
Sólo conoció Europa en el año 2003, durante una gira como primer mandatario.
Él siempre prefirió el intercambio intelectual en los bares santacruceños con personajes de la talla intelectual de Rudy Ulloa, Lázaro Báez y Julio De Vido.

3- El general Manuel Belgrano se dedicó al estudio de las lenguas vivas europeas, por lo que, tras su relevo del Ejército del Norte, que quedó a cargo del general San Martín, fue enviado al viejo continente para defender en distintos idiomas el proceso revolucionario iniciado en el Río de la Plata.
Néstor, por su parte, no sabía ni una palabra de inglés, francés o italiano.
Por el contrario, tenía fuertes desavenencias con el castellano.

4- La iniciativa de Belgrano ayudó a la publicación del primer periódico de Buenos Aires, el Telégrafo Mercantil, donde él colaboraba. Debió cerrar esta publicación por las críticas que se deslizaban sobre la corona española (1802).
También colaboró en el Semanario de Agricultura, Comercio e Industria, donde explicaba sus ideas económicas.
El ex presidente patagónico, mientras tanto, ayudó a la creación de diarios tan prestigiosos 
como El Argentino y Tiempo Argentino, de Sergio Szpolski, o bien El Periódico Austral, de Rudy Ulloa.

5- En sus campañas militares, Belgrano llamó la atención por su frugalidad y su modo de vida equiparable al de un soldado raso. Cuando se encontró con el General San Martín en la posta de Yatasto, el padre de la patria le preguntó “si no le envían dinero de Buenos Aires, ¿cómo paga la manutención de este ejército?” La respuesta del relevado fue inesperada para el libertador de Chile y Perú: “con mi propia plata, general, pero ya me he quedado sin nada”.
Néstor Kirchner, por su parte, fue el presidente más rico de la historia democrática reciente, al punto que llegó a duplicar su patrimonio de un año a otro cuando estuvo en la Casa Rosada.
Este meteórico crecimiento patrimonial le valió una serie de juicios por enriquecimiento ilícito que fueron, uno a uno, cerrados en forma escandalosa.

6- En el Congreso de Tucumán, Belgrano propuso que se nombrara a un indígena Inca como Rey de esta geografía, ya que los aborígenes eran por entonces mucho más numerosos que la población de Buenos Aires, que apena sumaba 50 mil almas.
Kirchner tuvo, durante su gestión, por lejos, el mayor número de reclamo por parte de los pueblos originarios.
El corrimiento de la frontera agrícola dejó sin sus cuñas boscosas a los wichis y los tobas de Chaco y Salta, condenándolos a la desnutrición y la muerte.
Por otra parte, nunca cesaron los reclamos mapuches y ranqueles por la constante invasión de los latifundistas patagónicos, en muchos casos extranjeros.

7- Tras la victoria de Salta, Belgrano liberó a los tres mil soldados realistas que había capturado. Su gesto fue criticado por Lamadrid y Dorrego, pero, a la larga, sirvió como ejemplo para las poblaciones del alto Perú.
Kirchner, por su parte, persiguió a sus enemigos hasta el final, siendo incapaz de perdonar a sus contrincantes en una postura maniqueísta que lo acompañó hasta el fin de sus días.

8- Manuel Belgrano se negó siempre a usar su ejército para reprimir los levantamientos de los caudillos del interior argentino. Jamás quiso dividir a los criollos, a pesar de que eso le restaba apoyo del poder central porteño.
Kirchner fue un experto en dividir a la sociedad.
Lo logró hasta límites inverosímiles en Santa Cruz, donde hoy no hay ciudad que no esté en pie de guerra, tras 20 años de poder kirchnerista.
Lo logró con la 125 y el campo, donde los argentinos llegaron a una división pocas veces vista en las últimas décadas, gracias al fogoneo K desde la Casa Rosada.

9- Belgrano donó los 40 mil pesos oro que le otorgó el poder central por sus victorias en Tucumán y Salta para que se hicieran escuelas, ya que sólo la educación podría garantizar la continuidad de la Revolución.
Kirchner se enojó muchísimo cuando un periodista del grupo Clarín, en la única conferencia de prensa que dio en varios años, le preguntó si donaría su jubilación como ex presidente.
“¿Y a vos qué te importa, te mandó Magnetto a preguntarme eso?”, le respondió con cólera.

10- Por último, Manuel Belgrano murió en la total pobreza. Le dio su reloj a su médico Terranova y la tapa de la mesa de su hermano Miguel se utilizó como lápida de su humilde sepulcro, ya que la familia no tenía dinero para pagarla. "Triste funeral, pobre y sombrío, que se hizo en una iglesia junto al río, en esta capital, al ciudadano, brigadier general Manuel Belgrano", escribió el sacerdote Francisco de Paula Castañeda.
Kirchner murió en la total opulencia, luego de haber comprado en varios millones de dólares los hoteles más sofisticados del paradisíaco El Calafate.

El panteón austral donde yace el santacruceño es custodiado las 24 horas del dìa desde Buenos Aires, a través de cámaras de seguridad y el acceso de visitantes està celosamente custodiado.

El cofre con los despojos de Don Manuel están a la vista de todos, en la Iglesia Santo Domingo, sobre una de las más transitadas avenidas porteñas que lleva su nombre.


Un honor que Néstor jamás alcanzará... 

Elogio del populismo

Ediciones FIDES publica un volumen colectivo sobre un tema de rabiosa actualidad: el populismo.
Bajo el título "En el nombre del pueblo. La hora del populismo", reúne una serie de textos inconformistas, tanto desde un punto de vista político-científico, como del sociológico, o del ideológico.
Autores como Marco Tarchi, José Javier Esparza, Jesús Sebastián Lorente, Luis María Bandieri, Alain de Benoist, Olivier Marchand, Paul Masquelier, Thibault Isabel, Michel Lhomme y Vincent Coussedière, trazan un panorama completo del "populismo", algunos de ellos de forma crítica, otros muy favorablemente. 
Ahora sólo nos falta saber quién forma ese pueblo tan digno de atención.                   

VINCENT COUSSEDIÈRE

¿Qué opinión tenéis sobre el populismo?
¿Qué os hace decir que es, a la vez, “el problema y la solución”?

Mi enfoque del populismo no deriva de la ciencia política, sino de la filosofía.
Rehúso el uso peyorativo que la ciencia política hace del término para designar a los partidos y a una oferta política que se trata de deslegitimar.
Estos partidos tienen, ciertamente, puntos comunes, pero también diferencias fundamentales.
Por poner algunos ejemplos, La FPÖ austríaca no tiene la misma posición sobre el euro que el FN.
Tampoco sobre el Islam, aunque comparten una misma inquietud, pues podemos demostrar cómo las concepciones de la UDC y el FN son diferentes cuando se trata de definir y concretar las políticas al respecto.
La UDC suiza es más “liberal” que el FN sobre la cuestión de la vestimenta islámica, pero centra más su atención sobre los lugares de culto y de los minaretes, etc.
Recurriendo a este término, la ciencia política sigue prisionera de la ideología, construye un seudo ideal-tipo weberiano que funciona como un espantapájaros destinado a deslegitimar, de forma global, la oferta de los partidos populistas.
Se dirá entonces que son antiinmigración o antieuropeos, lo que no significa nada, ¡como si hubiera que elegir entre los “anti” y los “pro”!
Finalmente, la ciencia política es más ideológica que los partidos populistas y ello es porque el uso que hace de esta noción de “atrápalo-todo” es difundida rápidamente por los medios de comunicación…

Por mi parte, yo invierto completamente la perspectiva.
En mi opinión, el populismo del pueblo es lo primero; y los partidos populistas sólo cubren posteriormente el fenómeno para intentar dotarlo de una traducción política.
¿Por qué, entonces, me dirán, no hablar del pueblo sin más?
Porque el “ismo” permite apuntar el riesgo de un devenir ideológico del pueblo.
El pueblo tiene cada vez menos relación con su esencia:
Su sociabilidad y su soberanía.
Se relaciona consigo mismo bajo la forma de una nostalgia y el apego a su ser perdido, a su “identidad”.
El populismo es la forma en que el pueblo experimenta su descomposición y la reacción que intenta oponer a esta descomposición.
Es la enfermedad que sufren los pueblos europeos, pero la enfermedad no es lo contrario de la salud, es la reacción de un organismo todavía sano ante lo que intenta descomponerlo.
Lo que el pueblo quiere conservar en su populismo no es ser otro distinto, sino ser él mismo:
Su ser como pueblo francés, su ser como pueblo español, su ser como pueblo inglés, etc.
De ahí que el populismo pueda ser, a la vez, el problema y la solución a la situación de “impasse” vivida por los pueblos europeos.
Es el problema en la medida en que la oferta política –que fuerza a redefinirse– es, sin duda, todavía insuficiente.
Es la solución en la medida en que es una demanda de política en el sentido más profundo del término, es decir, de comunidad deliberando sobre las decisiones compartidas.

¿Por qué el populismo corre el riesgo de encarnarse otra vez bajo formas generalmente demagógicas?
Y ¿por qué, por el contrario, está condenado, en el marco del neo republicanismo (Debray, Chevènement) a desencarnar al pueblo y pasar de lado?

Resumiendo: el populismo es la protesta ejercida por el pueblo mismo contra su descomposición.
El pueblo quiere continuar siendo pueblo.
Esta demanda no es una demanda política clásica, es una demanda archi política, que sitúa a los políticos ante la cuestión:
¿qué es un pueblo y cómo reinstituirlo siendo su propio ser lo que está en juego?
Los líderes populistas ven la respuesta más simple y la más disponible inmediatamente: un pueblo es una “identidad”.
Los líderes “republicanos” ven la respuesta inversa:
Un pueblo es una “voluntad”.
Aquí nos encontramos con la vieja oposición entre la concepción de la nación heredada pasivamente y la que adoptamos libre y deliberadamente.
Esta oposición, durante mucho tiempo, ha permitido estructurar el debate francés entre los “republicanos” de un lado y los “nacionales” del otro.
Pero, lo que es remarcable, es que esta oposición no se ajusta a la historia de Francia, la cual ofrece una síntesis de la heredada identidad y conseguida libertad.
Más remarcable todavía: el pueblo en su populismo lo sabe instintivamente.
Sabe que lo que le constituye en pueblo francés no es ni una pura identidad ni una pura libertad.
Es por esto que el pueblo francés no es partidario ni de la oferta identitaria lepenista ni de la oferta voluntarista chevenementista.

Incapaz de producir una síntesis política, la de un nacionalismo republicano, el FN está condenado por el momento a hacer la separación entre nacionalismo identitario y nacionalismo cívico.
No obstante, el colapso de la oferta europeísta, que propone la superación de la nación, le deja el campo libre.
El pueblo ha sostenido esta línea europeísta durante tanto tiempo que podría hacer creer que la mantendría con más fuerza. Esta ilusión acaba de disiparse en la actualidad.

Usted mantiene la distancia entre un individualismo que defiende una concepción cívica de la nación y un holismo que se refugia en una nacionalismo identitario.
¿Exploráis una tercera vía, entre neo republicanismo y enfoque identitario de la nación?
¿Qué forma podría tomar?
¿La asimilación imitativa?
Vuestro razonamiento, ¿se encierra en una concepción irredentista –no osaremos decir jacobina– de la nación?

Propongo, efectivamente, una superación de la oposición identidad-libertad.
Es la noción de imitación, inspirada en Gabriel Tarde y aplicada a la asimilación, la que me permite el enfoque de la nación y del pueblo.
Imitar es, a la vez, ser determinado y libre, pasivo y activo:
Determinado por el modelo a imitar, pero libre y activo en la medida en que la imitación implica un trabajo de uno sobre sí mismo –una auto transformación– y no una simple pasividad o una simple identificación imaginaria.
Asimilar, en este sentido, es ser similar activamente, sin intentar ser “completado” por un modelo imaginario.

Mi concepción no es, pues, irredentista y sitúa a la nación en una forma de fragilidad, porque ella depende de la acción de un pueblo imitando modelos comunes, sin por ello dejar de innovar, a partir de dos tipos principales de imitación descritos por Tarde: imitación-modo e imitación-costumbre.
Veamos la lengua: ella posee una estructura permanente, lo que no le impide evolucionar a lo largo del tiempo, resultado de una multitud de acciones de imitación y de innovación realizadas por numerosos locutores.
Pasa lo mismo con la nación.

Usted sitúa en el centro de su pensamiento la cuestión de las costumbres más que la de identidad.
La adopción de costumbres, ¿no es también una de las dimensiones de la identidad?
¿Por qué reducir la pertenencia a esta sola dimensión de las costumbres?

Creo que hablar de la nación y del pueblo en términos de “identidad” es un síntoma.
El lenguaje de la identidad es reactivo:
Es la pérdida de la sustancia de la experiencia humana, tanto individual como colectiva, la “pobreza de experiencia” descrita por Walter Benjamin, que plantea a cada cual reivindicar una identidad.
Pero, ¿qué es la identidad sino un cierto número de características que se abstraen de la realidad?
Desde el momento en que nos ponemos a hablar con este lenguaje y, a fortiori, del de la defensa de la identidad, es que es demasiado tarde.
Es que hemos dejado de imitar las costumbres que teníamos.
La comunidad se funda sobre la evidencia de un reparto casi inconsciente de las mismas costumbres.
Al dejar de proyectarse sobre un futuro común, se plantea la cuestión de su identidad.
Así deviene regresiva y se busca en un origen mitificado el “telos” de su acción.
Es remarcable que esta noción de identidad a seguir, de identitarismo, haya nacido en los intelectuales inmigrados, exiliados de su cultura de origen, como sucede con el psicoanalista Erikson, como lo señala Vincent Descombes en su libro “Les embarras de l'identité”.

Un pueblo vivo se burla de la cuestión de la identidad, se trata de un pueblo activo que quiere continuar experimentando el placer y la alegría en sus costumbres compartidas, que son maneras de actuar, de relacionarse con las cosas y con los demás.
El pueblo quiere conservar sus costumbres, que le son suficientes plenamente para dotar de sentido a su existencia.
Aspira a continuar la imitación de modelos de costumbres que ya han sido probados y experimentados, enriqueciendo la existencia que ellos consideran deseable.
Pero no se defienden como un paquete total que implicaría la identidad nacional.
Se defienden día a día las costumbres, practicándolas, imitándolas y combatiendo los modelos que les amenazan.
Retomemos el ejemplo de la lengua: preservar es una lucha cotidiana contra su desfiguración y su devenir orwelliano…
Lo mismo vale para las costumbres más cotidianas, la manera de alimentarse, de vestirse, de habitar, de relacionarse con el otro sexo, etc.
Esta es la profundidad antropológica de las costumbres que constituye esa “personalidad” que es, por ejemplo, la Francia, no su identidad-idem, para hablar como Paul Ricoeur, sino su identidad-ipse que conduce al reconocimiento de uno mismo.

¿Es esto lo que le hace decir que la nueva guerra será una guerra de costumbres?
¿Por qué?
¿Cuáles serán las líneas de fractura?
La guerra contra las costumbres está abierta en dos frentes: por la mundialización liberal y el multiculturalismo, por un lado, por el islamismo, por el otro, que pretende establecer sus propias costumbres sobre el campo de ruinas que ha dejado su rival.
Todo lo que es vivido y experimentado, es decir, imitado activamente en el seno de una relación intersubjetiva, se está alejando. Los niños son modelos por construirse.
Ya no son educados de forma intersubjetiva en el círculo familiar, ni siquiera en el de la escuela, son presas permanentes de las imágenes que consumen abstractamente y que les dispensan de trabajar sobre sí mismos.
El islamismo ha comprendido perfectamente todo el beneficio que puede extraer de esta situación, ocupando progresivamente el terreno de lo real abandonado por los espectadores de imágenes, el espacio público, en el cual él anuncia sus propias costumbres. Frente a esto, no encontramos costumbres colectivas, sino a los individuos desorientados de la sociedad multicultural, que ya no tienen nada en común, encerrados en una identidad que continúan persiguiendo como una quimera.
El islamismo no se contenta, sin embargo, con invadir el espacio público con la propuesta de sus costumbres, invade también el espacio privado mediante su propia propaganda espectacular, a través de internet y sus satélites. Juega en dos terrenos: el del tiempo y el del imaginario de la sociedad espectacularizada.
El populismo de los pueblos europeos, en tanto que adhesión a una cierta forma nacional determinada por sus costumbres, es el principio de la resistencia de los pueblos atrapados entre el yunque del multiculturalismo y el martillo del islam.
La guerra de las costumbres no está ante nosotros, ya ha comenzado.


© Entrevista a Vincent Coussedière, realizada por Alain de Benoist y François Bousquet, en la revista Éléments Nº 160.