"De Argentina para el mundo..."



Caricatura de Alfredo Sabat

lunes, 22 de octubre de 2018

“…El Cristo reflejado…


Mis facultades de bilocación están floreciendo o aflorando a través de voces o mensajes.
Hace un tiempo que me siento delante del artefacto rectangular y entro en un trance poco común.
El letargo o ensueño me transporta a lugares sorprendentes…
Inexplicables a veces por extravagantes.
Lo he podido compartir a través de mis últimos escritos.
Esta vez estoy despierto…
Recuerdo mi sueño con asombrosa naturalidad…

Se habían apagado las luces del enorme jardín.
Una aurora llenísima campeaba en medio del cielo.
Observo que el claro de luna acrecentada por su reflejo en el Cristo me permitía escribir.
No exagero.
La noche era esplendorosa.
Majestuosa.
Tomando un papel de los que siempre llevo a mano, pongo con mi nítida birome…

Esta Noche de silencio inaudito, me invita a escribir una poesía/esta tenue y callada claridad
 /Las musas desde el aire me persiguen, /me invitan a celebrar /
/¿Será acaso que el genio de poeta / vibra en el alma inmortal, / o nace en un cielo reluciente / que irradia luminosidad? /
/Un Cristo gigantesco y silencioso / mira hacia la ciudad.
/ Y sabe de las almas que hacia El vienen, / y sabe de las almas que se van.
/ Los árboles del parque lo circundan.
/ El río sigue su cauce natural.
/ Y es Cristo, en dimensión de coloso, / quien vela sobre la ciudad…".

Mi mano se movía y seguía serpenteando la frágil lapicera.
Recuerdo un árbol maravilloso levantarse en lo alto.
Sus colores resplandecían como alas de mariposas con indescriptible pureza.
Escuche decir…
La luz es todo y sin luz es nada.
Lo que mire era “El”…
Adornado con vestiduras y cubierto de oro.
Era el Árbol de la victoria convertido en crucifijo que giraba gozosamente.
Era el Árbol de la Cruz que mudaba de colores.
Su corteza humedecida con sangre y a su vez ornada de tesoros.
La oscuridad con sus nubes cubrieron todo el parque.
El divino resplandor como una sombra paso sobre mi cabeza.
No era la cruz del malvado.
Era la cruz del amor que reflejado en la reliquia beatifica volvía a centellar a la ciudad.

Dr. Jorge B. Lobo Aragon
jorgeloboaragon@gmail.com

Controvertida historia que NO es cuento…

Desde pequeña me dañan las injusticias.
Mi madre a 3 meses de embarazo pretendió abortarme porque amamantaba a su primer hijo de 9 meses.
Obvio que a mediados del siglo XX “no existía” médico graduado que cometiera un asesinato.
Y por más que ella insistió en perderme, Dios permitió que naciera (bajo el signo de Acuario)
Desde entonces es Él quien me instruyó para vivir en Estado de Amor, me cuida y protege…!!!
Y, en lugar de ser rebelde o resentida, transito por los caminos de los desamparados.
Somos aquellos que en nuestro desamparo, abrimos nuestros brazos para amparar y proteger a los otros, olvidando nuestras penas.
Nos enorgullecemos de no “coimear a nadie”
La peleamos de frente y en esa pelea, llegamos hasta el hueso.
Algunos nos convertimos en líderes y somos inamovibles a los setenta y pico de años cumplidos (para pesar de algún psiquiatra)
Nacida en Argentina a mediados del Siglo XX, ingresada medio pupila en un colegio de monjas (castigada por mi madre abortista frustrada)
Dios hizo que conociera unas mujeres que habían decidido vestirse con hábitos pero con una mente abierta insuperable…!!!
Fueron ellas quienes me enseñaron a vivir en Estado  de Amor.
Lo practicaron diariamente desde mi cuarto grado de primaria hasta finalizar la escuela secundaria.
Me enseñaron lo que significa el “sentido común”
A razonar
A NO odiar
Y a “conciliar” con aquellos que no tuvieron la oportunidad de conocer lo que significa vivir en estado de amor
Tarea ardua pero no imposible de  transmitir...
Porque nos "comprometemos" aunque nos lleve la vida este intento.

Corina Rios

Promesas incumplidas y pocas alternativas políticas


María Zaldívar

La administración Macri pasará a la historia como la imagen de la esperanza y la desilusión...
El marketing político, lo más político que tuvo su armado, fundió en el nombre de la alianza una promesa de campaña con el deseo colectivo de salir de la pesadilla kirchnerista.
Pero el tiempo, implacable, lo vació de contenido.

Cambiemos pasó de estandarte de futuro a la nada misma porque, en la gestión, los argentinos se percataron de que no estábamos cambiando; el engranaje político colectivista de Estado obeso, paternalista y repartidor seguía intacto y la intención de modificarlo no asomó ni en los dichos ni en los hechos.

El pecado original del PRO fue su error de diagnóstico y resultó letal:
Mauricio Macri creía en las virtudes de las personas más que en las del sistema.
Por eso se empeñó en reunir "el mejor equipo de los últimos 50 años".
Independientemente de no lograrlo, apostó a que reemplazando malos funcionarios por otros, supuestamente idóneos, el cambio se produciría por impronta.
El tiempo le demostró que las virtudes personales no echaban raíces en tierra infértil, ni daban frutos.
Y a una herencia espantosa se sumó la medicina equivocada.
Era el sistema lo perimido, obsoleto y probadamente fracasado.

El peronismo, en su momento, arrancó a la Argentina del ranking de países líderes y el radicalismo se quedó a mitad de camino entre su discurso republicano y el contagio de los nuevos formatos de gestión pública.
El PRO condensó ambos males y de esa alquimia nació un ente sin perfil ideológico constituido por peronistas, radicales y gente sin pertenencia política ni preferencia filosófica.
¿Qué podría fallar?

Durante los años dulces, el macrismo optó por enfocarse en la Subsecretaría de Movilidad Sustentable y Segura, los cursos de paseo de perros y el uso de la correa,
el operativo "te prestamos el termo y el mate", las bici-sendas…
El día de la comunidad: venezolana, cubana, asiática o italiana;
las charlas, convenciones, coloquios y jornadas dedicadas al lenguaje inclusivo o el empoderamiento femenino;
la inauguración de la primera estatua de Perón en la capital de la república y la reducción del presupuesto militar.
Y cuando se sintió en problemas, arrojó sobre la mesa la discusión sobre la legalización del aborto.
Pavada de distractivo.

Ahora, a pocos meses de empezar la campaña por su reelección, el Presidente está pensando en empujar cambios imprescindibles que se resistió a encarar cuando las condiciones económicas y políticas le sonreían.
Intenta las reformas laboral y tributaria, recortar del déficit y achicar gastos con tres años de atraso y en medio de la tormenta, sin convicción ni demasiados aliados, con escaso apoyo interno, mar de fondo en sus filas y su propia herencia de haber evadido hacer lo que había que hacer mientras transitaba sin sobresaltos el plan Perdurar. Un crimen casi imperdonable porque las oportunidades perdidas se miden en fracasos colectivos, en familias divididas con hijos que emigran, en profesionales frustrados y en poblaciones escépticas que van perdiendo las fuerzas y las ganas.
Un crimen.
Un triste crimen porque es seguro que tamaño fracaso no era lo que Mauricio Macri tenía en mente para el país.
Tal vez no tuviese del todo claro el plan (de ahí las marchas y contramarchas) pero sin duda no era este.

Porque no reparó la ruina económica heredada del infierno K pero en el maltrecho tejido social tampoco logró restituir lo que Thomas Wolfe describe como "el fuerte sabor del estilo de vida… la madurez de la vida en común".
Seguimos siendo un montón de gente enojada entre sí que comparte un territorio.

Cambiemos alcanzó el récord absoluto en gasto social de la historia argentina con la consiguiente multiplicación de planes de reparto de dinero;
obsequio de tierras públicas a los usurpadores;
el dúo inseparable de aumento sostenido del gasto y nombramientos oficiales, sinónimo de engrosamiento del Estado;
vigencia de la ley "los amigos primero";
apertura de la primera casa "trans" en el país y tantos otros "emprendimientos" impulsados por la elefantiásica burocracia estatal,
todos solventados con fondos públicos obtenidos del ahogo al sector productivo, único contribuyente exprimido con voracidad.

La actual administración, un auténtico engendro ideológico con cara de "gente bien" y corazón populista, ha hecho un daño superior al sistema político argentino. Algunos de sus personeros surgieron en 2001 durante la última crisis (tal vez ya deberíamos empezar a llamarla la penúltima) al grito de "que se vayan todos" y cuando tuvieron la oportunidad histórica de torcer el rumbo de decadencia, lo profundizaron.
Mientras tanto el liberalismo, históricamente en minoría, se debate en rencillas menores y no consigue ofrecer alternativa alguna.
El radicalismo hace décadas que no lo es.
La izquierda sigue su tarea incendiaria, irresponsable y destructiva.
Así las cosas, para 2019 el peronismo será la única alternativa al macrismo.

El pueblo argentino, entonces, deberá optar entre peronismo con radicales e independientes o peronismo sin mezcla.
Alternativa pobre si las hay.
La novedad es que, esta vez, la culpa no será del peronismo…

La autora es licenciada en Ciencias Políticas (UCA) y profesora universitaria. Periodista y miembro del Club Político Argentino

viernes, 19 de octubre de 2018

Enamorados por espanto


“A nadie lo respetan por lo que es. Lo respetan por lo que es capaz de hacer”. Jo Nesbø

No lo incluí en la plataforma del P.A.D.  y, por eso, corresponde enmendar esa omisión.
El Partido militará activamente a favor de “Salvemos las dos vidas”, es decir, contra la liberalización del aborto y, por supuesto, contra la ideología de género.
En este caso, además, avanzará contra los funcionarios públicos que están intentando influir tan nefastamente en la mente de los chicos.
Intentaré concretar la reunión fundacional en la primera quincena de noviembre.
Les avisaré por este medio y, en ella, podrá usted aportar sus sugerencias y críticas.

En lo coyuntural, el título destacado de la semana estuvo cifrado en la alianza contra natura que han firmado el Negro Camión y Cristina Elisabet Fernández, dando nueva vida a la famosa frase de Jorge Luis Borges.
Ambos, acosados con sus hijos por una Justicia que ha decidido ponerse las botas frente a los hechos de corrupción que ignoró durante tantos años, se unen por el espanto e intentan camuflar las investigaciones judiciales bajo el disfraz de conspiraciones internacionales y persecuciones políticas, pero lo raro es cuántos dicen creer en ese disparate discursivo.
Porque eso fue el extraordinario respaldo que los dirigentes gremiales dieron a Pablo Moyano –seguramente poniendo sus barbas en remojo- ante la probabilidad de su detención, acusado de comandar con su padre, Hugo, una asociación ilícita que operaba -¿aún lo hace?- en el club Independiente; o sea, brindaron el apoyo irrestricto de sus organizaciones a un imputado de delitos comunes, en absoluto vinculados a su actividad como Secretario General de Camioneros, que se está investigando por separado.

El peronismo, que celebró el Día de la Lealtad –gracias a Dios tiene uno, porque los otros 364 honra a la traición- dividido en sus transitorias expresiones, acompañó unánimemente a los gremios con su silencio cómplice.
Pero no debemos olvidar cómo se comporta el reputado Movimiento cuando se trata de la probabilidad de acceder al poder y se reconvierte, unificado, en PJ S.A.; algunas fotos del miércoles, en especial la de Tucumán, confirmaron para la posteridad ese aserto.
En ellas fueron retratados, convocados por Juan Luis Manzur (Gobernador de Tucumán por quema de urnas y fraude, ex Ministro de Salud de Cristina),
Sergio Massa (el Jefe de Gabinete de nuestra arquitecta egipcia que, como todos los demás que ocuparon el mismo cargo, nunca vio bolso alguno y respaldaba públicamente a Julio de Vido y Ricardo Jaime), Daniel Scioli (que fue enviado a juicio oral por saquear la Provincia de Buenos Aires hasta los cimientos) y varios otros próceres de la ganzúa y el puñal.

Lamentablemente, resulta ya innegable el fracaso del Gobierno, complicado al extremo por las carencias de un liderazgo fuerte y de un ministro coordinador de las diferentes áreas económicas, frente a la galopante inflación y a la fuerte recesión, que se agudizará en los próximos meses por las altísimas tasas de interés.
Y ello da aire a quienes son, con certeza, los originales y directos responsables del estado exánime en que se encuentra la economía y, en especial, de los inaceptables niveles de pobreza e indigencia que afectan a tantos de nuestros compatriotas.
Los mismos que hoy, después de haber gobernado (o impedido gobernar) durante tantas décadas, hoy se ofrecen cínicamente como redentores, como bomberos del incendio que provocaron.

Las manifestaciones francamente destituyentes de Graciela Camaño, entre cuyas ¿virtudes? se destacan ser la segunda de Massa y cónyuge del impresentable Luis Barrionuevo, tampoco recibieron el repudio de la clase política.
La excusa de estar viviendo tiempos preelectorales no puede justificar, en modo alguno, la convalidación que callar implica.
Tampoco debiera sorprendernos, puesto que Hebe de Bonafini sigue disparando con munición gruesa contra la República cada jueves, sin que a fiscales y jueces se les mueva un pelo; es más, cuando con un colega la denunciamos por apología del terrorismo y subversión, las causas fueron archivadas sin instruir porque implicaban “violar su libertad de expresión” (sic).

Esto nos lleva a otro tema recurrente en estas columnas sabatinas, la calidad moral que debieran revestir quienes han sido honrados con la función más alta que la Constitución reserva para algunos ciudadanos: juzgar a los demás, y decidir sobre su libertad, su honra y su patrimonio.
La conducta del previamente cuestionado Juez Luis Carzoglio, quien se negó a ordenar la detención de Pablo Moyano pese a las innumerables pruebas que existen en su contra, volvió a poner sobre el tapete el tema; confeso peronista e hincha de Independiente, no podrá invocar imparcialidad en esta causa pero, tal vez, sí cobardía.
Lo mismo ocurre con innumerables magistrados que tienen, o han tenido, a su cargo las causas por presuntas violaciones a los derechos humanos que afectan a tantos militares: muchos de ellos han actuado en las formaciones terroristas o ceden a la inmunda presión de la prensa idiota, del kirchnerismo y de los múltiples organismos que nuclean a los hijos y a los nietos de quienes intentaron, en los 70’s, convertir a nuestro país en una nueva Cuba castrista.
Estos prevaricadores, verdaderos asesinos togados, que ya han matado a casi 500 ancianos en las mazmorras de todo el país, deberán enfrentar, más temprano que tarde, las consecuencias de sus actos, traducidos éstos en sentencias reñidas con las pruebas producidas y con todos los principios basales de la cultura occidental.

Y también con muchos de los jueces y camaristas federales que ejercen en Comodoro Py quienes, con honrosas y escasas excepciones, exhiben impunemente un enriquecimiento personal, en blanco, imposible de justificar.
Le sugiero leer el imprescindible libro de Hugo Alconada Mom, “La Raíz de todos los males”; pese a que muchos de los episodios allí descriptos eran conocidos, la minuciosidad del trabajo del laureado periodista me permitió recuperar la capacidad de asombro, y el asco que me producen esos personajes.
Por eso me pregunto, ¿hasta cuándo estaremos dispuestos a ser juzgados, y quizás condenados, por ellos?, ¿cuándo nos rebelaremos masiva e individualmente ante tamaño despropósito?

Estamos ante uno de esos momentos bisagra de la historia, que han sido tan frecuentes en la Argentina.
Las elecciones del año próximo serán las primeras que se celebrarán al concluir normal y democráticamente el mandato de un Presidente no peronista desde 1945.
En ellas, estaremos obligados a decidir si queremos volver a un régimen populista o si, por el contrario, estamos dispuestos a perseverar en el sacrificio que significa cambiar definitivamente nuestro destino, sea quien sea el triunfador.

Porque luego deberemos ponernos de acuerdo todos los que pensamos en un país viable y posible.
Es por eso, precisamente, que pretendo ayudar mediante la formación del Partido de la Austeridad y la Decencia (P.A.D.).
Espero que Dios nos ilumine porque, sin dudas, si recayéramos en tan grave error, resultaría entonces definitivamente trágico.

Bs.As., 20 Oct 18
Enrique Guillermo Avogadro

“…Mi amigo Cervantes…


Si…No tengo dudas.
La hoja blanca es un reto.
Lo sabemos todos los que pretendemos escribir.
Solamente me hacía falta la presencia de las musas para poder concentrarme.
Mi iluminación no llegaba y añoraba mis facultades de bilocación ya perdida.
Cuantos personajes pude entrevistar con ese privilegio concedido.
Cuantas veces sobrevolé el universo en busca de mis amigos.
Cada hijo de vecino tiene su talismán o amuletos favoritos a la hora de inspirarse.
Mi deidad no se asomaba.
El rectángulo centelleante de la computadora se agigantaba cada vez más hasta hundirme en un punto blanco sin retorno.
La penumbra gris del ensueño me atravesaba.
Desde ese umbral de la vigilia y el sueño se abrió la puerta a una nueva realidad.

Divise con formidable claridad al globo terráqueo que giraba sin perturbarse.
Vislumbré la impresionante grandeza de los océanos Indico y Pacífico  que confrontado con el tamañito del mar Mediterráneo lo hacían parecer de una ridícula insignificancia.
Sin embargo en ese pequeño mar y en sus ajetreadas costas se han desarrollado las civilizaciones más trascendentes y la cultura ha conocido sus mayores esplendores. Esas aguas mediterráneas que están chorreando tradiciones de griegos y de troyanos, de egipcios y de fenicios, de romanos y de cartagineses, no han de olvidar tampoco las fechurías de tantos piratas.
Malandrines que lo navegaron enarbolando una carabela entre dos tibias cruzadas, medrando a costa del intercambio de los pueblos.

Ya Julio César tuvo que lidiar con los Trúhanes.
Y cuando no eran los corsarios los que asaltaban el comercio marítimo, fueron los turcos, que en el siglo XV tomaron Constantinopla y el estratégico paso por los Dardanelos hacia el Mar Negro.
Y como su presencia se hacía cada vez más insoportable, hubo que formar una Liga Santa para limpiar de turcos el mar.

En mi letargo sin pausa me encontré cara a cara con un soldado que estuvo allí.
Me reveló con ojos perturbado las colosales confrontaciones.
El cruce de fuego de arcabuz y de pistolas por parte de ambos bandos.
Flechazos, lanzadas y hasta la famosa bomba incendiaria fueron empleados en la batalla naval más sangrienta de todos los tiempos.
El gran novelista, poeta y dramaturgo español exclamo como en un grito.
Que "nunca el Mediterráneo vio en sus senos ni volverá a presenciar el mundo conflicto tan obstinado ni mortandad más horrible, ni corazones de hombres tan animosos y encrudecidos"
Miguel de Cervantes Saavedra se llamaba el soldado.
Me hablaba de la batalla de Lepanto.
Me contaba con voz pausada que a la liga gloriosa la formaron España, Venecia y Roma.
Que equiparon 300 barcos bajo las órdenes de Don Juan de Austria, hermano natural de Don Felipe II, con 80.000 hombres entre marineros y soldados.
Que los turcos alistaron 250 barcos con 120.000 hombres, y los pusieron bajo el mando de Alí Pasha.
Venecia aportó 106 bajeles y 6 galeras enormes, toscas, pesadas, pero con 40 cañones cada una.
España menos galeras, pero muchas fragatas, bergantines y buques de ágil maniobra.

El pontífice de Roma 12 galeras y 6 fragatas.
A sus hombres el Papa les concedió indulgencias equivalentes a las de los cruzados que fueran a rescatar la Tierra Santa.
Y todos, desde Don Juan al último marinero, confesaron y comulgaron antes de dejar el puerto.
Al enemigo lo encontraron metido en el estrecho de Corinto, angosta faja de mar que separa el Peloponeso del resto de Grecia, detrás de las Islas Jónicas.
La batalla se libró frente a la ciudad de Lepanto el 7 de octubre de 1571.
Tremenda.
Monumental.
Triunfo total.
El veneciano Barbarigo, que mandaba el ala izquierda, muere ya con la alegría de saber que se ha alcanzado la victoria.
Don Juan salió con un pie herido.
Alí Bajá muere de un arcabuzazo en la cabeza.
El virrey de Argel, excelente marino turco, logra escapar con 40 bajeles.
Más de 130 barcos quedaron en poder de los cristianos y 90 se echaron a pique o se incendiaron.
25.000 turcos cayeron y 5.000 quedaron prisioneros, 12.000 cristianos cautivos recobraron la libertad.
También murieron 8.000 cristianos y se perdieron 15 naves.

Así es…
Aunque no me crea mí querido lector.
Ese soldado español que en aquella batalla perdiera su mano izquierda, me conto su odisea.
Recordó que Lepanto fue "la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos ni esperan ver los venideros”.

Tal vez fue un poco exagerado mi amigo Cervantes o ¿pretendía magnificar la batalla para aumentar la gloria de haber participado en ella?
La victoria no fue fácil.
Lepanto no fue fácil.
La lucha fue sin cuartel, con enormes sufrimientos.
El Papa Pío V – máximo valedor de la empresa – estaba empeñado en que la Cristiandad jamás lo olvidara.
Como la batalla había tenido lugar el primer domingo de octubre, la victoria fue atribuida a la “Virgen del Rosario”.
La festividad se llamó en su origen “Nuestra Señora de las Victorias”, pero el Papa Gregorio XIII modificó el nombre de la solemnidad por el de “Nuestra Señora del Rosario”.
Lo que puedo aseverar sin temor a mentir que a mi celebre acompañante no le trajo mayores consecuencias la pérdida de su mano izquierda en la célebre batalla.
Porque, gracias a Dios, escribía con la derecha.

Dr. Jorge B. Lobo Aragón
jorgeloboaragon@gmail.com

FABRICANTES DE MISERIA


Por Fernando Londoño Hoyos.

Los socialismos son enormes y eficaces fabricantes de miseria.
No tenemos ocasión de discutir las razones que producen ese efecto inevitable en cualquier estado socialista, ni es la más propicia para mostrar que el hecho ha ocurrido donde quiera que el socialismo sentó sus reales.
Mucho más modesta que esa tarea acometemos la de mencionar las tragedias socialistas que histórica y geográficamente nos circundan.

Empezaremos por recordar que el socialismo supone que los medios de producción pertenecen al Estado, por oposición a los sistemas que mantienen la propiedad privada como el centro nervioso y la condición esencial de la sociedad de que se trata.
Para simplificar, y sin margen de equivocación posible, distinguiremos el socialismo de las sociedades capitalistas por la inexistencia de la propiedad privada, porque toda se concentra en el Estado.
Así de simple.

Después de muchos intentos, el socialismo pudo establecerse en este continente, y por primera vez, en Cuba.
La aventura de Fidel Castro contó con el particular interés geoestratégico de Rusia de poner la cuña socialista en las barbas del imperio capitalista de los Estados Unidos. 
De esa tragedia van a cumplirse 60 años y sus resultados son bien conocidos aunque la testarudez de los comunistas de oficio quieran mantener viva la leyenda de una Patria Socialista feliz y pujante.

Cuba es un reducto miserable, que recibió la mayor cantidad de ayuda económica que llegó alguna vez a cualquier país de Latinoamérica.
Como todos los socialismos que se respeten, expulsó de su territorio centenares de miles de ciudadanos que hicieron de los Estados Unidos su segunda casa.
Y como cualquier país socialista, ha mantenido estrictas cartillas de racionamiento para conseguir que su gente no muera de hambre física.
Valdrá la pena recordar que Cuba era, antes de Fidel, la Nación más rica per cápita del continente.

Pero de lo que aquí se trata es del segundo intento socialista a grande escala, que fue el de Venezuela.
Pasaremos de largo por los ensayos de El Salvador y Nicaragua, igualmente funestos que todos los demás.
Nuestro  país vecino es el más rico de América y uno de los primeros del mundo.
Sus reservas petroleras superan, para algunos, las de Arabia Saudita o le siguen muy de cerca.
Tiene minerales de toda clase, tierra fecunda, gigantescas reservas de agua, envidiable posición junto al mar.
En suma, lo tiene todo.
Pero le cayó encima la plaga socialista.

Hugo Chávez dijo alguna vez que quisiera parecerse a Fidel Castro y que Venezuela se pareciera a Cuba.
Y esto fue lo que logró.
Con su famoso “Exprópiese derrotó los propietarios de empresas y de tierras y con sus famosas intervenciones en contra de la economía capitalista, que imitó el pobre diablo que lo sucedió en el poder, Nicolás Maduro, se completó la faena.
Venezuela se quedó sin empresas ni empresarios, que fueron reemplazados por la torpe mano de un Estado ineficiente y ladrón.
Nos dirán que hacemos tautologías, porque ineptitud administrativa y robo continuado suele andar de la mano por el mundo.

Con la gigantesca riqueza petrolera pasó lo de siempre.
Que se quedó enterrada. PDVSA, que fue una de las grandes petroleras del mundo y acaso la compañía mejor manejada del Continente, pasó a manos de embaucadores y tramposos y hoy, de tres y medio millones de barriles de producción, Venezuela no llega a producir millón y medio.
Con la condición, por añadidura, de que entre el mercado interno y el petróleo pignorado, especialmente a la China, no alcanza el sobrante para alimentar una población derrotada y exangüe

Venezuela derrochó y regaló su riqueza.
Chávez hacía de Papá Noel con los gobiernos izquierdistas de Suramérica y el Caribe, para mantener sus mayorías en la OEA y el ALBA y sobre todo para pagar a los cubanos el espléndido servicio de enseñarle el camino del socialismo.
Durante años Venezuela le mandó a Cuba más de cien mil barriles de petróleo por día y Cuba le retribuía con miles de espías y policías entrenados.
Ese obsequio iba acompañado con otras canonjías que mantuvieron viva a Cuba y agonizante a Venezuela.
Hoy les ha llegado el turno a las dos.
Sin el petróleo de Venezuela Cuba no tiene más remedio que tratar lo que trata, regresar a la propiedad privada y atraer inversión extranjera con garantías de respeto a esas inversiones.
Muy poco y muy tarde.

Pero Venezuela no tiene ni esa esperanza.
Mientras la caterva de patanes que la mandan no sea derrocada, seguirá expulsando su gente, viajera por el mundo tras de un plato de comida.
Así que seguiremos presenciando el espectáculo y recibiendo, esperamos que con generosidad y caridad cristiana, estos centenares de miles de hermanos que tan caro han pagado la experiencia socialista.

¿Será mucho pedir que tomemos atenta nota?

This entry was posted in Articulos and tagged FABRICANTES DE MISERIA, por Fernando Londoño Hoyos by Nuevo Accion.
Bookmark the permalink.

miércoles, 17 de octubre de 2018

El Último Solitario


El pájaro volador imploraba por sus facultades de bilocación la que ciertamente no obedecen a su voluntad.
Ese privilegio le fue concedido únicamente por el supremo.
Sus suplicas se transformaron en una insistencia sin sentido.
El sueño lo fue abrumando para elevarlo como un espiral ascendente a un destino desconocido.
Sus alas se plegaban como un abanico multicolor sobre una dimensión desconocida.
El  Cielo apenas asomaba.
El sol todavía no se había encumbrado.
Entre las peñas, las tenues espumas que dejan las olas jugaban contras las ásperas rocas.
La superficie del mar se deslizaba suavemente como una barcaza sin timón.

El  pájaro solitario entonó en lo alto una melodía vacía.
Entre los acantilados e islotes se descubren a los lejos figuras encorvadas buscando para  subsistir  ante el marisco apetecido.
Desde lo alto, una frágil figura chapotea entre las peñas donde rompe el oleaje.
Se   sumerge como un niño entretenido en las heladas aguas de la costa de la muerte.
La imagen indiferente, como un extraño embriagado de mar, viento y horizonte dibujaba con sus manos esculturas de piedras uniformes.
Desde lo alto se percibía el silbido del viento y los colores de la marea.
El hombre alzo la mirada.
Su  rostro de mar y piel era ajeno a esta dimensión en donde los sentidos cobran vida. 

Era “Man” el ultimo  anacoreta.
Si…Al modo de Diógenes, el excéntrico filósofo griego que viviendo en su barril, con su manto, zurrón y báculo desafío al mundo con su libertad sin límites.
Man de camelles el rebelde con causa, también se despojó de todo y abandonó el mundo para encontrarse con el planeta.
Su barba y cabellera enmarañada, se confundían entre las fuerzas salvajes de las olas y la maleable roca marina.
El loco gallego  vestido con su eterno taparrabos recorría la costa de punta en punta en busca de los restos que el mar traía.
Las  vértebras de cetáceos, las  astillas de barcos y  maderos de otros hemisferios, eran su tesoro.
Riqueza acumulada por la sabia naturaleza.
Como un naufragio de piedras y agua construyo su hogar y su obra de arte. 

Una  maraña de  colores,  formas y  restos fueron tomando forma en aquella costa descarnada.
Un universo particular en cuya  cúpula titilaban millones de átomos de suave azul era  su hogar y su mundo.
Él atlántico del norte lo había atrapado para siempre.
El mar se había convertido en su compañera,  su nido y su paraíso perdido tal vez por un amor despechado. 
Su cuerpo como escudo y como única armadura era un muro de hormigón contra el invasor impasible. 
El cemento fresco en el que se tumbó tres veces dejó su huella y figura como un fósil viviente  la que quedara enclavada para siempre  en la costa Da Morte.

Solamente una horda  bárbara como  una descomunal mancha liberando su vomito de fuel puede arrebatar su mar, su costa y su obra.
El lodazal de petróleo sobre el paraíso atlántico es su destino cruel.
El mal genio de un mar embravecido, y  el pantano negro nunca pueden desmembrar los colores del arco iris.
Manfredo vivió en libertad, braceó contra corriente y  alcanzo la felicidad absoluta. 
El  mundo  fue su casa y el árbol su choza.
El  rincón perdido en donde edificó sus sueños.
La marea aceitosa de la codicia humana nunca podrá socavar al imbatible Atlas cargando como el cielo sus rocas preciosas.
Desde las alturas el sueño se fue deshilachando y el pájaro volador volvió a su rincón.

Despejado del  ensueño mágico y arrebatador solamente pensé en mi  gran amiga “La Gallega”.
La escritora argentina que visita el país de sus ancestros con su libreta en mano y sus caracolas al viento.
Es ella la que con sus grabaciones me  transportó a Galicia.
La que me conectó y encadeno con sus palabras, pincel y lápiz Alfred Gnadinger. 
El solitario apóstol al servicio de un ideal separo su cuerpo de este mundo.
Su leyenda con la luz de la poesía y la eterna oración de la  escritura permanecerá para siempre. 

El ultimo ermitaño será  siempre una roca inmóvil contra la cual se rompen en vano todas las olas.
Tímido y solitario, envuelto de viento, sol y salitre ¿qué le han hecho al mar...?
Que te han arrancado del corazón, con lanzas de miseria, la atlántica belleza, que lo inundaba todo…
Hasta pronto  solitario amigo.

Dr. Jorge B. Lobo Aragón
jorgeloboaragon@gmail.com
 #Argentina #Tucuman #Galicia #Camelles #pajarovolador

El Amor es un Estado


El Amor no es una relación
El Amor es un Estado
Uno no se enamora
Uno es Amor
Por supuesto sí eres Amor estás enamorado
Pero éste es el resultado, la consecuencia...
Pero NO el origen

El origen es que “eres Amor”
Si no eres consiente que eres Amor
Serás miedo
El miedo es exactamente lo contrario del Amor

Lo contrario del amor es “miedo”
Con el amor te expandes
Con el miedo te encoges
Con el miedo te cierras
Con el amor te abres
Con el miedo “dudas”
Con el amor “confías”
Con el miedo te quedas en soledad
Con el amor se desvanece la cuestión de la soledad
El amor es un profundo deseo de bendecir a toda la existencia... 

FIBROMIALGIA y el cannabis


Por estos días me he dedicado a publicar sobre el cannabis CBD (medicinal)
El recreativo es el THC.
Quienes se preocuparon y ocuparon en “saber” todo acerca del CBD, me envían bibliografía  (es la que publico)
Creo que el Dr. Carlos Laje fue pionero en Córdoba.
El 30/08/2017 lo detuvieron acusándolo de "comercializar estupefacientes"
En Abril 2018 fue liberado.
Hoy ha publicado en su muro de Face:
Subo esto con una mezcla de esperanza y BRONCA.
Mientras hay lugares en el mundo donde ya se usan cápsulas para una enfermedad tan terrible como la FIBROMIALGIA, en Argentina, no solo no hay cannabis...
Sino que no hay Ley de FIBROMIALGIA.

¡¡¡Sí al Cannabis para TODOS!!!
Dr. Carlos Laje
Orientador en Salud.
Vivo en Buenos Aires.
En  mi entorno, diez de cada 20 pacientes con dolores intensos, lo alivian con cannabis medicinal (lo compran por Mercado Libre o diferentes importadores de Uruguay)
Hay quienes las cultivan para aliviar a sus hijos o parientes:
NO las comercializan
Son “esos” que viven en Estado de Amor

Dios ya les ha adjudicado un lugar en el cielo…

martes, 16 de octubre de 2018

Soldado Conscripto Oscar Ismael Poltronieri


Con 18 años y siendo analfabeto, por sus acciones de combate durante la batalla del Cerro Dos Hermanas, en la guerra de Malvinas.

El Soldado Conscripto Oscar Ismael Poltronieri, quien era operador de una ametralladora, desoyendo la orden de retirada y quedándose combatiendo él solo, permitió el repliegue de todos sus compañeros, (más de 100 soldados, incluido sus superiores ) a zonas seguras y disparando al enemigo con su única boca de fuego, impidió avanzar a todo el dispositivo ofensivo británico durante más de 10 horas.

Recibe la medalla, “La Cruz de la Nación Argentina al Heroico Valor en Combate” 
Es el único soldado conscripto "vivo" desde el siglo XIX hasta ahora en recibir la máxima condecoración que da nuestra Nación.
Luego de la guerra intento suicidarse, vendió baratijas en los colectivos y trabajó de remisero.
Pero lo más importante fue que soldados y oficiales veteranos Ingleses lo buscaron para expresar su admiración por él y fue condecorado en Inglaterra con "La Cruz de Hierro al Valor".

En los colegios de nuestro país los alumnos "no" lo conocen, "no" saben quién es.

Ayúdame a que lo conozcan, compartí en todas tus redes, es un Héroe