"De Argentina para el mundo..."



Caricatura de Alfredo Sabat

viernes, 19 de octubre de 2018

FABRICANTES DE MISERIA


Por Fernando Londoño Hoyos.

Los socialismos son enormes y eficaces fabricantes de miseria.
No tenemos ocasión de discutir las razones que producen ese efecto inevitable en cualquier estado socialista, ni es la más propicia para mostrar que el hecho ha ocurrido donde quiera que el socialismo sentó sus reales.
Mucho más modesta que esa tarea acometemos la de mencionar las tragedias socialistas que histórica y geográficamente nos circundan.

Empezaremos por recordar que el socialismo supone que los medios de producción pertenecen al Estado, por oposición a los sistemas que mantienen la propiedad privada como el centro nervioso y la condición esencial de la sociedad de que se trata.
Para simplificar, y sin margen de equivocación posible, distinguiremos el socialismo de las sociedades capitalistas por la inexistencia de la propiedad privada, porque toda se concentra en el Estado.
Así de simple.

Después de muchos intentos, el socialismo pudo establecerse en este continente, y por primera vez, en Cuba.
La aventura de Fidel Castro contó con el particular interés geoestratégico de Rusia de poner la cuña socialista en las barbas del imperio capitalista de los Estados Unidos. 
De esa tragedia van a cumplirse 60 años y sus resultados son bien conocidos aunque la testarudez de los comunistas de oficio quieran mantener viva la leyenda de una Patria Socialista feliz y pujante.

Cuba es un reducto miserable, que recibió la mayor cantidad de ayuda económica que llegó alguna vez a cualquier país de Latinoamérica.
Como todos los socialismos que se respeten, expulsó de su territorio centenares de miles de ciudadanos que hicieron de los Estados Unidos su segunda casa.
Y como cualquier país socialista, ha mantenido estrictas cartillas de racionamiento para conseguir que su gente no muera de hambre física.
Valdrá la pena recordar que Cuba era, antes de Fidel, la Nación más rica per cápita del continente.

Pero de lo que aquí se trata es del segundo intento socialista a grande escala, que fue el de Venezuela.
Pasaremos de largo por los ensayos de El Salvador y Nicaragua, igualmente funestos que todos los demás.
Nuestro  país vecino es el más rico de América y uno de los primeros del mundo.
Sus reservas petroleras superan, para algunos, las de Arabia Saudita o le siguen muy de cerca.
Tiene minerales de toda clase, tierra fecunda, gigantescas reservas de agua, envidiable posición junto al mar.
En suma, lo tiene todo.
Pero le cayó encima la plaga socialista.

Hugo Chávez dijo alguna vez que quisiera parecerse a Fidel Castro y que Venezuela se pareciera a Cuba.
Y esto fue lo que logró.
Con su famoso “Exprópiese derrotó los propietarios de empresas y de tierras y con sus famosas intervenciones en contra de la economía capitalista, que imitó el pobre diablo que lo sucedió en el poder, Nicolás Maduro, se completó la faena.
Venezuela se quedó sin empresas ni empresarios, que fueron reemplazados por la torpe mano de un Estado ineficiente y ladrón.
Nos dirán que hacemos tautologías, porque ineptitud administrativa y robo continuado suele andar de la mano por el mundo.

Con la gigantesca riqueza petrolera pasó lo de siempre.
Que se quedó enterrada. PDVSA, que fue una de las grandes petroleras del mundo y acaso la compañía mejor manejada del Continente, pasó a manos de embaucadores y tramposos y hoy, de tres y medio millones de barriles de producción, Venezuela no llega a producir millón y medio.
Con la condición, por añadidura, de que entre el mercado interno y el petróleo pignorado, especialmente a la China, no alcanza el sobrante para alimentar una población derrotada y exangüe

Venezuela derrochó y regaló su riqueza.
Chávez hacía de Papá Noel con los gobiernos izquierdistas de Suramérica y el Caribe, para mantener sus mayorías en la OEA y el ALBA y sobre todo para pagar a los cubanos el espléndido servicio de enseñarle el camino del socialismo.
Durante años Venezuela le mandó a Cuba más de cien mil barriles de petróleo por día y Cuba le retribuía con miles de espías y policías entrenados.
Ese obsequio iba acompañado con otras canonjías que mantuvieron viva a Cuba y agonizante a Venezuela.
Hoy les ha llegado el turno a las dos.
Sin el petróleo de Venezuela Cuba no tiene más remedio que tratar lo que trata, regresar a la propiedad privada y atraer inversión extranjera con garantías de respeto a esas inversiones.
Muy poco y muy tarde.

Pero Venezuela no tiene ni esa esperanza.
Mientras la caterva de patanes que la mandan no sea derrocada, seguirá expulsando su gente, viajera por el mundo tras de un plato de comida.
Así que seguiremos presenciando el espectáculo y recibiendo, esperamos que con generosidad y caridad cristiana, estos centenares de miles de hermanos que tan caro han pagado la experiencia socialista.

¿Será mucho pedir que tomemos atenta nota?

This entry was posted in Articulos and tagged FABRICANTES DE MISERIA, por Fernando Londoño Hoyos by Nuevo Accion.
Bookmark the permalink.

miércoles, 17 de octubre de 2018

El Último Solitario


El pájaro volador imploraba por sus facultades de bilocación la que ciertamente no obedecen a su voluntad.
Ese privilegio le fue concedido únicamente por el supremo.
Sus suplicas se transformaron en una insistencia sin sentido.
El sueño lo fue abrumando para elevarlo como un espiral ascendente a un destino desconocido.
Sus alas se plegaban como un abanico multicolor sobre una dimensión desconocida.
El  Cielo apenas asomaba.
El sol todavía no se había encumbrado.
Entre las peñas, las tenues espumas que dejan las olas jugaban contras las ásperas rocas.
La superficie del mar se deslizaba suavemente como una barcaza sin timón.

El  pájaro solitario entonó en lo alto una melodía vacía.
Entre los acantilados e islotes se descubren a los lejos figuras encorvadas buscando para  subsistir  ante el marisco apetecido.
Desde lo alto, una frágil figura chapotea entre las peñas donde rompe el oleaje.
Se   sumerge como un niño entretenido en las heladas aguas de la costa de la muerte.
La imagen indiferente, como un extraño embriagado de mar, viento y horizonte dibujaba con sus manos esculturas de piedras uniformes.
Desde lo alto se percibía el silbido del viento y los colores de la marea.
El hombre alzo la mirada.
Su  rostro de mar y piel era ajeno a esta dimensión en donde los sentidos cobran vida. 

Era “Man” el ultimo  anacoreta.
Si…Al modo de Diógenes, el excéntrico filósofo griego que viviendo en su barril, con su manto, zurrón y báculo desafío al mundo con su libertad sin límites.
Man de camelles el rebelde con causa, también se despojó de todo y abandonó el mundo para encontrarse con el planeta.
Su barba y cabellera enmarañada, se confundían entre las fuerzas salvajes de las olas y la maleable roca marina.
El loco gallego  vestido con su eterno taparrabos recorría la costa de punta en punta en busca de los restos que el mar traía.
Las  vértebras de cetáceos, las  astillas de barcos y  maderos de otros hemisferios, eran su tesoro.
Riqueza acumulada por la sabia naturaleza.
Como un naufragio de piedras y agua construyo su hogar y su obra de arte. 

Una  maraña de  colores,  formas y  restos fueron tomando forma en aquella costa descarnada.
Un universo particular en cuya  cúpula titilaban millones de átomos de suave azul era  su hogar y su mundo.
Él atlántico del norte lo había atrapado para siempre.
El mar se había convertido en su compañera,  su nido y su paraíso perdido tal vez por un amor despechado. 
Su cuerpo como escudo y como única armadura era un muro de hormigón contra el invasor impasible. 
El cemento fresco en el que se tumbó tres veces dejó su huella y figura como un fósil viviente  la que quedara enclavada para siempre  en la costa Da Morte.

Solamente una horda  bárbara como  una descomunal mancha liberando su vomito de fuel puede arrebatar su mar, su costa y su obra.
El lodazal de petróleo sobre el paraíso atlántico es su destino cruel.
El mal genio de un mar embravecido, y  el pantano negro nunca pueden desmembrar los colores del arco iris.
Manfredo vivió en libertad, braceó contra corriente y  alcanzo la felicidad absoluta. 
El  mundo  fue su casa y el árbol su choza.
El  rincón perdido en donde edificó sus sueños.
La marea aceitosa de la codicia humana nunca podrá socavar al imbatible Atlas cargando como el cielo sus rocas preciosas.
Desde las alturas el sueño se fue deshilachando y el pájaro volador volvió a su rincón.

Despejado del  ensueño mágico y arrebatador solamente pensé en mi  gran amiga “La Gallega”.
La escritora argentina que visita el país de sus ancestros con su libreta en mano y sus caracolas al viento.
Es ella la que con sus grabaciones me  transportó a Galicia.
La que me conectó y encadeno con sus palabras, pincel y lápiz Alfred Gnadinger. 
El solitario apóstol al servicio de un ideal separo su cuerpo de este mundo.
Su leyenda con la luz de la poesía y la eterna oración de la  escritura permanecerá para siempre. 

El ultimo ermitaño será  siempre una roca inmóvil contra la cual se rompen en vano todas las olas.
Tímido y solitario, envuelto de viento, sol y salitre ¿qué le han hecho al mar...?
Que te han arrancado del corazón, con lanzas de miseria, la atlántica belleza, que lo inundaba todo…
Hasta pronto  solitario amigo.

Dr. Jorge B. Lobo Aragón
jorgeloboaragon@gmail.com
 #Argentina #Tucuman #Galicia #Camelles #pajarovolador

El Amor es un Estado


El Amor no es una relación
El Amor es un Estado
Uno no se enamora
Uno es Amor
Por supuesto sí eres Amor estás enamorado
Pero éste es el resultado, la consecuencia...
Pero NO el origen

El origen es que “eres Amor”
Si no eres consiente que eres Amor
Serás miedo
El miedo es exactamente lo contrario del Amor

Lo contrario del amor es “miedo”
Con el amor te expandes
Con el miedo te encoges
Con el miedo te cierras
Con el amor te abres
Con el miedo “dudas”
Con el amor “confías”
Con el miedo te quedas en soledad
Con el amor se desvanece la cuestión de la soledad
El amor es un profundo deseo de bendecir a toda la existencia... 

FIBROMIALGIA y el cannabis


Por estos días me he dedicado a publicar sobre el cannabis CBD (medicinal)
El recreativo es el THC.
Quienes se preocuparon y ocuparon en “saber” todo acerca del CBD, me envían bibliografía  (es la que publico)
Creo que el Dr. Carlos Laje fue pionero en Córdoba.
El 30/08/2017 lo detuvieron acusándolo de "comercializar estupefacientes"
En Abril 2018 fue liberado.
Hoy ha publicado en su muro de Face:
Subo esto con una mezcla de esperanza y BRONCA.
Mientras hay lugares en el mundo donde ya se usan cápsulas para una enfermedad tan terrible como la FIBROMIALGIA, en Argentina, no solo no hay cannabis...
Sino que no hay Ley de FIBROMIALGIA.

¡¡¡Sí al Cannabis para TODOS!!!
Dr. Carlos Laje
Orientador en Salud.
Vivo en Buenos Aires.
En  mi entorno, diez de cada 20 pacientes con dolores intensos, lo alivian con cannabis medicinal (lo compran por Mercado Libre o diferentes importadores de Uruguay)
Hay quienes las cultivan para aliviar a sus hijos o parientes:
NO las comercializan
Son “esos” que viven en Estado de Amor

Dios ya les ha adjudicado un lugar en el cielo…

martes, 16 de octubre de 2018

Soldado Conscripto Oscar Ismael Poltronieri


Con 18 años y siendo analfabeto, por sus acciones de combate durante la batalla del Cerro Dos Hermanas, en la guerra de Malvinas.

El Soldado Conscripto Oscar Ismael Poltronieri, quien era operador de una ametralladora, desoyendo la orden de retirada y quedándose combatiendo él solo, permitió el repliegue de todos sus compañeros, (más de 100 soldados, incluido sus superiores ) a zonas seguras y disparando al enemigo con su única boca de fuego, impidió avanzar a todo el dispositivo ofensivo británico durante más de 10 horas.

Recibe la medalla, “La Cruz de la Nación Argentina al Heroico Valor en Combate” 
Es el único soldado conscripto "vivo" desde el siglo XIX hasta ahora en recibir la máxima condecoración que da nuestra Nación.
Luego de la guerra intento suicidarse, vendió baratijas en los colectivos y trabajó de remisero.
Pero lo más importante fue que soldados y oficiales veteranos Ingleses lo buscaron para expresar su admiración por él y fue condecorado en Inglaterra con "La Cruz de Hierro al Valor".

En los colegios de nuestro país los alumnos "no" lo conocen, "no" saben quién es.

Ayúdame a que lo conozcan, compartí en todas tus redes, es un Héroe

Una conversación


Patente de corso de Arturo Pérez-Reverte

Desde la ventana, más allá de palmeras y buganvillas, podía verse la bahía des Anges y la ciudad de Niza.
Esos días me daban un premio imposible de rechazar, pues lo habían tenido Lawrence Durrell, Oriana Fallaci y Patrick Leigh Fermor.
Así que me sentía satisfecho de estar allí, con algunos amigos que venían desde París.
Los organizadores me alojaban en una hermosa residencia en la carretera de Villefranche.
Esa noche había cena medio formal, y tras una mañana de entrevistas y conversaciones me había tumbado a dormir un rato.
Ahora estaba despierto, y tras una ducha me puse una camisa blanca sin corbata, un traje gris oscuro y unos zapatos negros.
Pasarían a buscarme en una hora, y anochecía.
Decidí bajar a esperar en la terraza, que era muy agradable.
Y al llegar al pie de las escaleras, la vi otra vez a ella.

Era la sexagenaria –casi septuagenaria, creo– más guapa que he visto en mi vida.
Imaginen a Romy Schneider más alta y elegante, habiendo sobrevivido razonablemente a los estragos de la vida.
Tenía unos ojos claros que las minúsculas arrugas en torno embellecían, y llevaba el cabello recogido tras la nuca, descubriendo el cuello con un sencillo collar de perlas. Vestía de negro, bolero y pantalones holgados sobre zapatos de tacón alto.
Era la encargada de gestionar la residencia, una especie de directora.
La casa había pertenecido a su marido y ahora era de no sé qué entidad.
Viuda desde hacía años, la habían puesto al frente.
Se encargaba de que todo estuviera en orden y de recibir a los visitantes.

El día anterior me había recibido a mí.
Era el único huésped.
Cuando llegué esperaba en la puerta, correcta y educadísima, y me había enseñado la residencia antes de ir a la escalera que conducía a mi habitación.
Para los que fuimos criados en otro tiempo, hay dos maneras deliberadas de subir escaleras estrechas con una mujer.
En Francia el hombre suele ir delante, por no tener a la vista lo que podría ser incorrecto tener.
En España el hombre suele ir detrás, por si la señora tropieza en los peldaños.
Por eso al llegar a la escalera me detuve instintivamente, y ella lo hizo también.
Nos miramos indecisos; y entonces, con una sonrisa que habría fundido el hielo de todas las cocteleras de la Costa Azul, con toda la coquetería depurada en una larga vida de elegancia y belleza, subió delante de mí, permitiéndome admirar un espectáculo que, pese a su edad, seguía siendo fascinante.

Cuando bajé era de noche y ella estaba al pie de la escalera, puntillosa y cortés.
Dije que esperaría el automóvil en la terraza, y se ofreció a hacerme compañía mientras tanto.
Vagamente incómodo le rogué que no se molestara por mí, que esperaría solo; pero se empeñó en sentarse a mi lado.
Me intimidaba un poco, tan mayor y tan bella.
Tan atractiva.
Habló de la residencia, de su difunto marido, de su infancia cerca de allí, de Somerset Maugham, al que había conocido siendo jovencita.
Tenía una voz educada y dulce, muy francesa, y eso daba un encanto especial a la penumbra de la terraza, con los grillos cantando en el jardín.
Me ofreció un cigarrillo y fue la única vez que estuve a punto de fumar en veinte años.
Poco a poco fuimos hablando de cosas más personales y complejas.
Dejé de estar intimidado.

En un momento determinado, al hilo de un comentario suyo, formulé la pregunta: 
«¿Qué pasa con la belleza?», quise saber.
No me refería en concreto a su belleza, que seguía siendo extrema, sino a la belleza en general.
Al patrimonio exclusivo de cierta edad ya remota, que seguía administrando con sabio esmero.
Dije sólo eso, porque realmente me interesaba la respuesta y porque un novelista es un cazador de respuestas, y ella se quedó callada un instante y la brasa de su cigarrillo brilló dos veces antes de que respondiera.
«Sólo hay una forma de soportar la demolición –dijo al fin–.
Recordar lo que has sido y guardar las formas de acuerdo con tu memoria y con tu edad.
No declararte nunca vencida ante el espejo, sino sonreírle, siempre desdeñosa.
Siempre superior».
Lo dijo y se quedó callada escuchando los sonidos de la noche.
«Supongo –comenté al cabo de un momento– que para eso son necesarios valor, inteligencia y mucho aplomo».

Ella siguió fumando en silencio.
Mirábamos la luna sobre el mar, los reflejos de luces de Niza en la bahía.
Y entonces, un poco después, como si hubiera recordado de pronto mi pregunta olvidada, dijo:
"Se trata de no dejarse ir...."
"De convertir las maneras en una regla moral".
Y encendió otro cigarrillo, iluminada por los faros del automóvil que venía a buscarme haciendo crujir la gravilla frente a la terraza.

lunes, 15 de octubre de 2018

TRELEW y éstas...?


La cúpula policial de la ciudad de Trelew tiene órdenes expresas — provenientes del ejecutivo — de mantener a todos los efectivos guarecidos y conservar una distancia de al menos 600 metros con las feministas que asisten al Encuentro Nacional de Mujeres.
También les dieron la orden de no intervenir frente a ataques contra la propiedad pública o privada, a menos que la misma “deje muchos heridos o se propague un incendio de gran magnitud”.

Al mismo tiempo, la fuente remarcó que “no podemos intervenir por pintadas, piedrazos, molotov o cualquier fueguito así nomás”.
En sintonía, el Municipio trelewense invitó a los ciudadanos a aprovisionarse y limitar el tránsito; como si se tratara de un alerta meteorológico,
el cual es inevitable y no se sabe qué daños ocasionará.
Las tiendas comerciales, las escuelas, iglesias y hasta clínicas del casco céntrico han tenido que cerrar y tapiar las aberturas.
Muchas fachadas se ven reforzadas con rejas, pintura anti vandálica y tratamientos ignífugos; con el gasto que ello representa.

El feminismo tiene entonces los siguientes privilegios:
- Inmunidad contra la Ley y las fuerzas del orden.
- Derecho a tomar, dañar o destruir la propiedad privada, o los bienes públicos mantenidos por los contribuyentes.
- Capacidad de hacer uso indebido de los espacios públicos (acampar en plazas, usar árboles y callejones como letrinas, arrojar basura en la vía, etc.)
- Cercenar el derecho de terceros para transitar libremente, trabajar, o asistir a un templo.

¡Linda forma de promover la igualdad y predicar la no violencia!

domingo, 14 de octubre de 2018

El gusto por lo absoluto


"Hay una pasión tan devoradora, que no es posible describirla"
Se traga a quien la contempla.
Se estremece uno de sólo nombrarla.
Es el gusto de lo absoluto.
Es la carencia de resignación.

Si se quiere, es posible felicitarse por ella, por lo que ese descontento pudo engendrar de sublime.
Quien tiene el gusto por lo absoluto renuncia con ello a toda felicidad...

¿Quién resistiría ese vértigo, esa exigencia constantemente renovada?
Pero todo depende de dónde se ubique ese absoluto.
Puede estar en el amor, en la vestimenta o el poderío, y entonces aparecen Don Juan, Byron, Napoleón.
Pero también el hombre de los ojos cerrados, con quien uno se cruza en la calle y no habla con nadie.
Quien tiene el gusto por lo absoluto, a lo que podría ser su dicha, le exige siempre más.

En una palabra, el gusto por lo absoluto va acompañado por el vértigo por lo absoluto.
Y en ocasiones toma prestado el lenguaje del escepticismo
Pero es porque – por el contrario – supone una fe total, profunda 
"En la belleza, en la bondad, en el genio"

Louis Aragón, «El gusto de lo absoluto»

Lilita Carrió IV



Lilita Carrió III