"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

jueves, 8 de junio de 2017

LA EDUCACIÓN HACIA UNA CULTURA DE PAZ

Educar hacia una cultura de paz.

Guiar a los hijos hacia una ‘cultura de la paz’ es una responsabilidad que debemos asumir con el cuidado y refuerzo de algunos aspectos en el hogar.
Pertenecer a una familia implica establecer vínculos de amor, confianza y respeto con cada uno de los integrantes; pero, como toda relación humana, no está exenta de conflictos, diferencias o desacuerdos entre los miembros.
Como padres no podemos cerrar los ojos ante los problemas en familia, ya que como baluartes del hogar, es nuestra responsabilidad guiar a nuestros hijos hacia una ‘cultura de paz’, donde inculquemos la resolución de las diferencias de forma que todos puedan entenderse y llegar al consenso.
Todos queremos que nuestros hijos crezcan en un ambiente de paz, armonía y sin injusticias; pero, ¿cómo lograr esto en casa cuando el contexto que rodea los entornos donde se desarrollan los pequeños están rodeados de violencia?

Puedes empezar por fomentar el valor del diálogo, la comprensión mutua, junto con el respeto por la diversidad, pues son herramientas valiosas para enfrentar algún conflicto en familia o escuela.
Nuestro deseo es ver crecer a las familias en un ambiente de respeto, seguridad y alejados de la violencia que puede desatar la diferencia de opiniones o desacuerdos, así que debemos recordar y fortalecer los siguientes aspectos en casa:

1. PREDICA CON EL EJEMPLO
Las discusiones entre pareja pueden ser comunes. Cuando esto suceda, evita hacerlo frente a los menores y busca un lugar adecuado. No se resuelve nada a golpes o gritando, lo peor que puedes hacer es perder el control y que tus hijos vean que te dejaste llevar por el enfado.

2. APRENDE DEL ERROR
Todos nos podemos equivocar, y los padres no somos la excepción. Si durante el diálogo descubres que te equivocaste, pide disculpa a tu pareja o a tu hijo.

De este modo, los menores aprenderán el valor de pedir perdón, ser humildes y que de los errores se puede aprender.

3. COMPARTE SUS GUSTOS
¿Sabes qué miran tus hijos en la televisión?, ¿quiénes son sus amistades y a qué juegan?, y si tiene videojuegos, ¿de qué tratan y qué hay en ellos?
Recordemos que los medios no controlan nuestro comportamiento, pero si tienden a mostrar situaciones para las cuales los menores no están preparados. Comparte con ellos sus gustos, y si tienes que prohibir algún programa o amistades, trata de explicarles por qué.

4. TIEMPO FUERA DE LA CIUDAD
No se trata de estar pegados todo el tiempo con tus hijos, pero pasa tiempo de calidad con ellos.
El ajetreo de la ciudad puede volver violento a cualquiera.
Toma tiempo para salir con tu familia y convivir en la naturaleza.
El contacto con el medio ambiente le mostrará a tus hijos la importancia del respeto y cuidado por los seres vivos y el valor de buscar hacer del mundo algo mejor.
No existe una escuela para padres, pero podemos ayudarnos mutuamente. El constante aprendizaje y enseñanza hacia una ‘cultura de la paz’, hará que tus hijos sean partícipes en la conformación de un hogar sólido y lejos de la violencia.

Platica con ellos y, sobre todas las cosas, dales el amor, atención y cuidados que necesitan,
porque para tener la paz en tu hogar, primero debes tener paz en tu interior.

No hay comentarios: