"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

martes, 10 de enero de 2017

De la Justicia

Las Fuerzas morales
José Ingenieros (1877-1925)

II. De la justicia.

23. La justicia es el equilibrio entre la moral y el derecho.
Tiene un valor superior al de la ley.
Lo justo es siempre moral; las leyes pueden ser injustas.
Acatar la ley es un acto de disciplina, pero a veces implica una inmoralidad...
Respetar la justicia es un deber del hombre digno, aunque para ello tenga que elevarse sobre las imperfecciones de la ley.

La perfectibilidad social se traduce en aumento de justicia en las relaciones entre los hombres.
Esa creencia ha embellecido las inquietudes que en todo tiempo agitaron a los núcleos más morales de la humanidad, y es de augurar que cada generación las renueve con creciente fervor en el porvenir.
El mayor obstáculo al progreso de los pueblos es la fosilización de las leyes.
Si la realidad social varía, es necesario que ellas experimenten variaciones correlativas.
La justicia no es inmanente ni absoluta.
Está en devenir incesante, en función de la moralidad social.

Todos los ideales melioristas tienen la justicia por común denominador y todos anhelan desterrar de la sociedad algún desequilibrio.
La justicia tiende a orientar la estimación hacia la virtud,
el bienestar hacia el trabajo, la honra hacia el mérito;
y es, por eso, la cúspide imaginaria de la moralidad, que sólo puede admirar esos fecundos valores sociales.
Cuando por ello se mida a los hombres, habrá justicia en los pueblos…
Y no es varón justo el que no contribuye al advenimiento de esos valores en la medida de sus fuerzas.

24. Los intereses creados obstruyen la justicia.
Todo privilegio injusto implica una inmoral subversión de los valores sociales.
En las sociedades carcomidas por la injusticia los hombres pierden el sentimiento del deber y se apartan de la virtud.
El parasitismo deja de inspirar repulsión a quienes lo usufructúan y encenaga a las víctimas en la domesticación. Los hombres viven esclavos de fantasmas vanos y la honra mayor recae en los sujetos de menores méritos.
La justicia enmudece y se abisma.

Cuando en la conciencia social no vibra un fuerte anhelo de justicia nadie templa su personalidad,
ni esmalta su carácter.
Donde más medran los que más se arrastran, las piernas no se usan para marchar erguidos.
Acostumbrándose a ver separado el rango del mérito, los hombres renuncian a éste por conseguir aquél.
Prefieren una buena prebenda a una recta conducta, si aquélla sirve para inflar el rango y ésta apenas para acrecentar el mérito.
Los hombres niéganse a trabajar y a estudiar al ver que la sociedad cubre de privilegios a los holgazanes y a los ignorantes.
Y es por falta de justicia que los Estados se convierten en confabulaciones de favoritos y de charlatanes, dispuestos a lucrar de la patria, pero incapaces de honrarla con obras dignas.

Loados sean los jóvenes que izan bandera de justicia para aumentar en el mundo el equilibrio entre el bienestar y el trabajo.
Sin ellos las sociedades se estancarían en la quietud que paraliza y mata.
La cristalina corriente del progreso que jamás se detiene, tornaríase mansa estabilidad de pantano que asfixia. Loados los que conciben más justicia, los que por ella trabajan,
los que por ella luchan, los que por ella mueren.
Son plasmadores del porvenir, encarnan ideales que tienden a realizarse en la humanidad.

25. El hombre justo rehuye complicidad en el mal.
Niega homenaje a los falsos valores que ponen sus raíces en la improbidad colectiva.
Los desprecia en los demás y se avergonzaría de usufructuarIos.
Todo privilegio inmerecido le parece una inmoralidad.

El hombre justo se inclina respetuoso ante los valores reales.
Los admira en los otros y aspira a poseerlos él mismo.
Ama a todos los virtuosos, a todos los que trabajan, a todos los que elevan su personalidad en el estudio,
a todos los que aumentan con su esfuerzo el bienestar de sus semejantes.

El hombre justo necesita una inquebrantable firmeza.
Los débiles pueden ser caritativos, pero no saben ser justos.
La caridad es el reverso de la justicia.
El acto caritativo, el favor, es una complicidad en el mal.
Detrás de toda caridad existe una injusticia.

El hombre justo quiere que desaparezcan, por innecesarios, el favor y la caridad.
La justicia no consiste en ocultar las lacras, sino en suprimirlas.
Los remedios inútiles sólo sirven para complicar las enfermedades.

El hombre justo no puede escuchar a los que predican la caridad para seguir aprovechando la injusticia.
Pero su respuesta debe estar en su conducta, juzgando sus propios actos como si fueran ajenos, midiéndolos con la misma vara, severamente, inflexiblemente.
La complacencia con las propias debilidades constituye la más inmoral de las injusticias.
El hombre justo es capaz de rehusar un favor a su familia y a sus amigos, sabiendo que la debilidad de su corazón encubriría una injusticia.
El hombre justo es, por fuerza, estoico…
Debe serIo siempre y con todos, sabe decir ¡no! a sus allegados y a sí mismo, cuando le asalta una tentación injusta.


La madre de Pausanias llevó la primera piedra para que lapidaran a su hijo indigno ...

No hay comentarios: