"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

miércoles, 24 de mayo de 2017

Copiado del libro: El Zen en el arte del Tiro al Blanco


El hombre es un ser pensante, pero sus grandes obras las realiza cuando no calcula ni piensa.
Debemos reconquistar el “candor infantil” a través de largos años de ejercitación en el arte de olvidarnos de nosotros mismos.
Logrado esto, el hombre piensa sin pensar.
Piensa como la lluvia que cae del cielo;
piensa como las olas que se desplazan en el mar;
piensa como las estrellas que iluminan el cielo nocturno, como la verde fronda que brota bajo el tibio viento primaveral.


De hecho, él mismo es la lluvia, el mar, las estrella, la fronda.
Una vez qué el hombre haya alcanzado ese estado de evolución “espiritual”, será maestro Zen de la vida.
No necesita, como el pintor, de lienzo, pinceles ni colores.
No necesita, como el arquero, de arco, flecha ni blanco, ni de otros recursos.
Se sirve de sus miembros, de su cuerpo, cabeza y órganos.
Su vida en el Zen se expresa por medio de todos esos “instrumentos” importantes como manifestaciones suyas. 

Sus manos y pies son los pinceles.
Y todo el universo es el lienzo sobre el cual pintará su vida durante setenta, ochenta y hasta noventa años.

El cuadro así pintado se llama “historia”.

No hay comentarios: