"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

sábado, 6 de mayo de 2017

La grieta

Por haber nacido en la década del ’40 relato:
Nací, me instruí, trabajé, constituí una familia y permanecí hasta la fecha en la Argentina: Mí patria
Mi padre fue uno de los colaboradores en la creación del Sindicato de peones de Taxi.
Por entonces era peronista.
Alrededor de 1950 había dejado de ser peronista pasando a ser comerciante.
Fue entonces que nos mudamos al barrio de Caballito.
Mi madre (como castigo, según su relato) me internó medio pupila en un  colegio de monjas (Elisa Harilaos)
Y, gracias a Dios, no fue un castigo.
Me encontré con unas mujeres que habían decidido vestir los hábitos de las hermanas de la Congregación Hermanas del Espíritu Santo.
Fueron ellas quienes me inculcaron las buenas costumbres y honestidad hasta hoy día.
Corpus Christi (1955)
La Procesión de Corpus Christi es un acto de fe pública realizado todos los años en la Plaza de Mayo.
Su principal finalidad es proclamar la fe de los católicos en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía.
Desde hacía varios meses el Estado y la Iglesia se hallaban en abierta confrontación.

El 7 de junio de 1955, el presidente Juan Domingo Perón anuló la autorización para que se realice la procesión en la vía pública el día sábado 11, y cambió el permiso para que se realice inmediatamente el jueves 9.
La Curia decidió mantener la fecha del 11, y realizar la procesión adentro de la Catedral.
Durante la mañana del sábado el gobierno anunció por Radio del Estado que se cancelaba el acto, y anuló el servicio de la Línea D del subte entre la Plaza y la estación Canning para dificultar la llegada de personas de los barrios de Recoleta y Palermo.
A pesar de eso, doscientas mil personas se reunieron en la Plaza invitadas por la Acción Católica Argentina, la Unión Cívica Radical, y el Partido Socialista, en un acto teñido de contenido político.
Sobre el final se produjo el confuso episodio de la quema de una bandera argentina, supuestamente sustituida por la bandera vaticana en un mástil del Congreso.
Posteriores investigaciones demostraron que el episodio fue armado.
El jueves 16 de junio de 1955 estaba previsto un desfile aéreo, con punto de observación privilegiado en la Plaza de Mayo, en homenaje a San Martín.
No se trataba, en rigor, de un festival aéreo políticamente aséptico, como no lo era entonces casi nada de lo que ocurría en esa Argentina polarizada, partida en mitades por el peronismo y el anti peronismo.
De tan trascendente, el enfrentamiento con la Iglesia produjo también conflictos de conciencia en las filas peronistas.
Antonio Cafiero, quien en abril de 1955 renunció como ministro de Perón por no conseguir conciliar su peronismo con su catolicismo.
Quema de iglesias del 16 de junio de 1955
Motivo: Ataque a la Iglesia Católica luego del bombardeo de Plaza de Mayo

La quema de iglesias del 16 de junio de 1955 es el nombre con el que se conoce en la historia argentina, un episodio de los graves enfrentamientos que sucedieron ese día.
El mayor número de iglesias atacadas fue en Buenos Aires, donde actuaron tres grupos organizados que partieron de dos reparticiones del Estado y de un local del Partido Peronista, dirigiéndose separadamente a las iglesias. También hubo hechos similares en algunas ciudades del interior de Argentina.

Los atacantes, ingresaron en las iglesias, provocaron destrozos, ocasionaron algunos incendios y, en algunos casos, robaron elementos de las mismas.
En general las personas que se encontraban en esos lugares pudieron huir, existiendo versiones sobre agresiones personales que provocaron lesiones.
La policía y las fuerzas militares no golpistas se abstuvieron de intervenir, y los bomberos actuaron contra el fuego una vez terminada la agresión.
Transcurridos 62 años y a pesar de haber entronizado Papa al argentino Jorge Bergoglio, la confrontación y grieta, entre compatriotas…
Se ha agravado.
Los incorregibles peronistas (Borges dixit) y los posteriores disfrazados de tales,  no permiten  finalizar los períodos gubernamentales (electos constitucionalmente)
¿Qué pretenden y hasta cuando continuarán hundiendo en el fango a la patria donde nacieron, se instruyeron y no participaron del latrocinio de las últimas décadas?

¡¡¡Por Dios!!!

Reflexionen...

No hay comentarios: