"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

lunes, 28 de noviembre de 2016

El Camino y mis Muletas

Reflexión

Desde hace tiempo, después de un viaje a Europa y en especial a España - con mis muletas a cuestas-, las que me dan más libertad de movimiento que la pierna ortopédica, elegí íntimamente viajar a Santiago de Compostela.
Durante el periplo al viejo continente me acompañaron mi mujer y mis amigos de aventuras.
Tuvimos el privilegio y honor de conocer a Jesús Bujalance a través de las anécdotas de una íntima amiga sobre la vida de este gran ser humano.
Este señor con mayúscula, enamorado de la vida y de Tata Dios nos concedió una hospitalidad inigualable.
Una Acogida propia de un ser especial el que nos hizo conocer lugares
Las tertulias con nuestro anfitrión siempre quedaran grabadas en nuestros corazones.
Su afabilidad y cortesía tiene una relación intrínseca con su nombre y con el tema providencial que salió de manera impensada.
El camino a Santiago de Compostela.

Nos relataba nuestro afable y gallardo Jesús que realizó el peregrinaje desde su Andalucía hacia las tierras de Galicia en varias oportunidades.
Sus sucesos y narraciones daban paso a que su ser se transformara en una algarabía de anécdotas sobre la solidaridad, la hospitalidad y el misterio del camino.
Él contaba con especial sentimiento los recuerdos de su entonces compañero de travesía.
Un muchachito hijo de familia tucumana, gran amigo nuestro y de mi hijo Sebastián.
Nos relataba como el camino puede convertirse para el peregrino en un cambio con distintas facetas.
Algunos pueden entregarse para conseguir metas insospechadas pero su secreto también podía alejarlo.

Siempre esta Tata Dios con sus manos abiertas delineando nuestros destinos.
Con el tiempo a Jesús lo co- adoptamos y su nombre no deja de tener la trascendencia de los elegidos.
Nos visitó en varias oportunidades conociendo los rincones de nuestro Jardín de la República y la de provincias vecinas.
Siempre encantador, con una sonrisa permanente y una simpatía que transporta.
Tenía a su cargo el mandato de hacerse cargo de una iglesia milenaria en su pueblo y en cada ocasión que podía nos traía regalos y recuerdos que después en el anonimato repartía a los vecinos de una estancia de sus protectores y mejores amigos en Jujuy.
En su último viaje en Semana Santa lo despedimos sabiendo que estaba destinado por la mano de Dios a guiar con su simpleza y sabiduría a quienes menos tienen.
Como no quedar prisionero del destino.
El camino con este hombre sabio era una realidad.
Nos contaba que su primera caminata la practicó cuando tenía 60 años de edad y que sus vivencias con la naturaleza, el ambiente y los peregrinos lo acercaron definitivamente a Dios.
La Fe, la voluntad y solidaridad nos enfatizaba se encuentra vivo en todo el camino, unido a la esperanza de alcanzar la meta.

Me atrevo a publicar mis primeras líneas antes de llegar a mi primer destino Madrid y después León, porque siento la necesidad de hacer conocer que con energía espiritual todo se puede.
Hace unos días escribí a través de las redes sociales sobre mi convicción de realizar la travesía con mis compañeras de casi toda una vida – las muletas – y con privilegio de que me encuentro - pese a mis primeros 60 años - en óptimas condiciones físicas para caminar más de 300 km desde León.
Jesús conociendo mis sentimientos en un emotivo y afectivo mensaje luego de dejarme su gallardete – la camisa o remera con los lugares por donde atravesó el camino en tantas oportunidades me hablo de la ilusión.
La fuerza, la esperanza y la Fe.
De que a pesar de no tener una pierna siempre, con voluntad, perseverancia y fe llegare al Obradoiro (la plaza de la Catedral de Santiago) y juntos Dios mediante, besaremos el suelo dando gracias al señor por tantas bendiciones y con la promesa cumplida.
La camisa cuya copropiedad hoy detento es sinónimo de una historia de sacrificios y fuerza espiritual, la que sin lugar a duda quedara enmarcada en nuestro recuerdo.
Como dice Jesús.
“…La remera estará estampada además de los lugares señalados con el símbolo de la peregrina andaluza, el bordón castellano y el corazón del peregrino argentino…”.
Es esta.
Mi primera narración sobre el Camino que no es sino LA MANO DE DIOS, viene a fortalecer y revalidar lo que vengo sosteniendo desde hace décadas.
No existe la discapacidad.

Capacidad es la potencia, son las fuerzas, con que Dios nos dotó para vivir plenamente nuestra vida.
El hombre nace y es siempre entero, completo, capaz, porque es hecho a imagen y semejanza de Dios.
Si estamos vivos es para vivir del todo, con todo.
Se puede decir y no le ténganos miedo a las palabras que somos rengos, ciegos, mudos, paralíticos, que tenemos uno o varios problemas físicos y psíquicos, pero que no somos capaces eso sí que no.
Podemos tener enormes dificultades, pero todos sabemos que algo maravilloso, misterioso e innegable, yo diría que la MANO DE DIOS, nos ayuda a pelear, a vencer, a no flaquear.
No te sientas vencido ni aún vencido, dice el poeta y tiene razón.
El orgullo o la dignidad de ser personas, hace que antes que aceptar una expresión de lástima, seamos capaces de mordernos y no pedir ayuda.
La mano del piadoso nos quita siempre honor dice Machado y lo comprendo.
Cada uno de nosotros tiene una historia diferente en el que el factor común es el esfuerzo y la fe.
La voluntad esa facultad humana por excelencia debe ser nuestra aliada, nuestro sostén permanente.

Con voluntad suplimos todas nuestras dificultades y siempre está allí Tata Dios que nos manda un cable.
La voluntad, voluntad para resistir para emprender, para no cejar.
Voluntad y orgullo para demostrarnos que a pesar de todo, contra todo, podemos.
Arriba los corazones, siempre más allá, si Dios nos tocó es por algo, quiere mucho más de nosotros, no nos quedemos jamás en la mediocridad.
Un chico, una mujer, un hombre con problemas son ante todo y sobre todos "hombres, seres humanos con problemas”.

No debemos perder de vista esa dignidad, esa corona, ese soplo de ser hecho a imagen y semejanza de Dios.
Hasta Santiago de Compostela…
Muchas gracias.

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN
jorgeloboaragon@gmail.com

jorgeloboaragon@hotmail.com

No hay comentarios: