"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

domingo, 6 de noviembre de 2016

Las Diosas y su sombra (2)


Arrojo todos estas cuestiones sobre el tapete para luego intentar recogerlas, una vez que haya extraído otras piezas del puzzle que nos permitan una composición más global.
Una de estas piezas es el concepto de "sombra", que Jung considera como el "otro aspecto" o "el hermano oscuro" de la individualidad humana, y que nuestra civilización nos ha enseñado a rechazar:
A las mujeres, por desprecio de nuestra propia naturaleza;
a los varones, por sublimación de la suya en la figura del héroe.
Sin embargo, la "sombra" no es realmente nuestro lado oscuro, sino el más primitivo, el más instintivo e infantil, en el que radicarían los impulsos más fuertes hacia la Vida y no al contrario.
Es, si queréis, nuestro lado más divertido, aventurero y arriesgado.

La arqueóloga norteamericana Marija Gimbutas logró rastrear las huellas de los primitivos pueblos de Europa antes y después del cataclismo que supusieron las diversas oleadas de las invasiones "kurgas", un término genérico para designar a las tribus guerreras y cazadoras que fueron invadiendo el continente desde las desoladas estepas al norte de los mares Caspio y Negro.
Eran, ellos sí, los arios puros.
Pues bien, Gimbutas demuestra que antes de aquellas invasiones indoeuropeas, los pueblos del continente no utilizaban armas, vivían en ciudades abiertas y se dedicaban esencialmente a la agricultura, la artesanía y el comercio.
Sus cultos religiosos estaban dirigidos a la Gran Diosa o Madre Tierra y la paz solidaria que presidía aquella civilización ha hecho que Riane Eisler5 las haya calificado de "sociedades solidarias" frente a las "sociedades de dominación" que se impusieron tras las invasiones.
Si bien en un primer momento los invasores imponen el poder por la espada en una locura furiosa de destrucción y reparto inmediato del botín, la mera observación de los tipos de héroe, que la mitología nos ha transmitido, nos indica la trayectoria de los pueblos "kurgas" para imponerse como civilización.
Los inicios de la barbarie están representados por Heracles, que personifica la fuerza bruta.
Se trata de un héroe enfrentado con su fuerza física a todos los monstruos que para los invasores significan las antiguas divinidades femeninas:
Titanes erinias, gorgonas, esfinges, arpías, etc., que se perpetuarán hasta la Edad Media en la figura del dragón, vencido por el héroe cristiano San Jorge.
Sin embargo, la fuerza bruta no es suficiente para cambiar una cosmovisión, y es entonces cuando surge otro arquetipo de héroe más sutil y astuto: Teseo.
Sin duda que se trata de introducir otros valores culturales a partir de la nueva religión y de las nuevas leyes: otro tipo de brutalidad, pero legitimada.
Teseo ya no es el bruto de Heracles, sino el seductor por excelencia, de este modo el Patriarcado logra lo más difícil: erotizar la violencia.
Es Teseo quien rapta a Antíope, nada menos que una reina amazónica, que se enamora perdidamente de él hasta morir luchando a su lado contra sus antiguas compañeras.
Más tarde también seduce a Ariadna de Creta, quien le confía el secreto del laberinto y con él la clave de la destrucción del último bastión de la civilización matrística.
Finalmente, se consigue la domesticación de las mujeres con la sublimación de la entrega, el sacrificio y la sumisión total a través del matrimonio y la constitución de la familia patriarcal.
El héroe que representa esta última etapa es Cadmo, que termina casándose con Harmonía, funda la ciudad de Tebas en Egipto y crea un nuevo alfabeto.
Viven felices y tienen cuatro hijos.
Cadmo es, pues, el último héroe.
Ya no hay monstruos que matar, porque el último monstruo, la Mujer, ha sido vencido.
Así pues, en el devenir, más o menos turbulento, de un nuevo orden se llega a una conformación social de sometimiento al poder y a un determinado tipo de razón, en el supuesto de que ambos revelan dimensiones trascendentes respecto al antiguo orden cósmico naturalista e inmanente, que queda abolido.
La experiencia espiritual en el Patriarcado se aleja de la inmanencia humanizada de la época matriarca lista y cambia las divinidades de la Tierra por los dioses uránicos que residen en los cielos.
Las Grandes Madres de la vieja Europa son asimiladas al nuevo orden, y sus arquetipos primigenios son escindidos según la lógica binaria del 1/0.
La personalidad sublimada y sometida de las Diosas pasa a formar parte del Olimpo de los nuevos dioses;
la "sombra" es relegada al cortejo de monstruos infernales contra los que el Patriarcado sigue combatiendo en su atormentado inconsciente.

Ya Platón, incapaz de asumir la voluptuosidad primitiva de Afrodita, escinde a ésta en dos arquetipos antagónicos: Afrodita Pandemo, la hija de la diosa Dionea, que encarna así el matronazgo del amor popular y vulgar;
y Afrodita Urania, la nacida del semen de Urano, diosa del amor puro e intelectual.
La "sombra", pues, pasará a ser un elemento denso y pesado en la nueva civilización, sobre todo para las mujeres, una sombra más negra y espesa cuanto más se rechaza.
Desde niñas se nos reprime nuestro lado salvaje:
No corras, no grites, no des portazos, no te pelees, no digas palabrotas.
Y ese gran NO castra nuestra libertad más espontánea y primitiva, nuestra simple alegría de ser y de vivir.
La cara oscura, que podría ser la más luminosa, se repliega, y se convierte entonces en trofeo disecado de nuestro ser de mujeres comme il faut.

Nada más ilustrativo de esta realidad que la primitiva Diosa de las Serpientes, desgarrada y escindida en Atenea y Medusa. 

No hay comentarios: