"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

domingo, 6 de noviembre de 2016

En Atenea Parthenos, la virgen, y en la decapitada Medusa, su sombra. (3)

Nos cuenta el mito patriarcal que Zeus deseaba a la titánide Metis, de modo que la persiguió, la violó y la dejó encinta.
Un oráculo anunció que Metis daría a luz una niña, pero que si seguidamente gestaba un varón, éste lo destronaría como él había hecho con su padre Cronos, y éste a su vez con Urano.
Así pues, Zeus se tragó a Metis embarazada.
Cuando llegó el momento del parto, Zeus sufría de enormes dolores de cabeza hasta que Hefesto le abrió el cráneo con su martillo y de ella surgió Atenea, plenamente armada y dando un portentoso grito.
Ignorando incluso la maternidad de Metis, en la Orestiada de Esquilo se le obliga a decir a la Diosa una de las mayores imposturas que han ido conformando nuestro acervo simbólico:
"Porque no existe madre que me engendrara y en todo admiro lo que es varonil -salvo en casarme- de todo corazón: Soy por completo de mi padre".
Lo demás lo sabemos:
Protectora de la ciudad de Atenas, diosa de la sabiduría, como su madre Metis, y también guerrera.
Pero en realidad, el origen de Atenea es cretense y es Ella la conocida Diosa de las Serpientes.
Los aqueos llevarían su nombre y sus símbolos al Atica, pero desvirtuando también su identidad.
Cuenta el mito encubridor que Hefesto intentó violar a la Diosa, pero Ella se apartó a tiempo, de modo que el semen del dios cayó al suelo, fecundando así a la Madre Tierra, que no quiso hacerse cargo del hijo engendrado de aquella manera, por lo que fue cuidado por Atenea, que lo llamó Erictonio, niño serpiente.
Se dice que él fue uno de los primeros reyes de Atenas, que desde entonces solían llevar serpientes como amuleto entre sus señas de identidad.
Y si os fijáis bien, veréis que Atenea también es representada con esas serpientes, de modo menos evidente con el que aparecen el escudo, la égida y la lanza, aunque en el friso del Partenón que representa la "Gigantomaquia" se ven muy claramente.
Pues bien, según Norma Goodrich 6, Medusa era también una Diosa Serpiente de las amazonas libias, desde donde pasaría su culto a la vecina Creta.
Su simbolismo aludía al aspecto destructor de la Triple Diosa, que en el Norte de Africa se la conocía como
Atenea, y en Creta como Atenea Potnia, la Soberana.
Es decir, que Atenea y Medusa son la misma Diosa, cuyas dos versiones muestran la escisión binaria entre la casta Atenea y la perversa Medusa.
En el mito posterior, Medusa era la más bella de las tres Gorgonas.
Su cabellera ondulante se entrelazaba con las serpientes que denotaban su función de sacerdotisa, además de llevar inscrito en su frente el signo del uraeus o cabeza de cobra egipcio a modo de tercer ojo del conocimiento.
Dicen que Poseidón se enamoró de ella y tuvieron un encuentro carnal en el templo de Atenea, por lo que su hermana solar, envidiosa e irritada, la transformó en el monstruo que conocemos de lengua sinuosa, anchos orificios nasales, colmillos de jabalí, cabeza cubierta de sierpes y ojos fosfóreos, cuyo poder consistía en petrificar a los hombres que osaban mirarla.
Pero su venganza definitiva fue la de incitar al héroe Perseo a que le diera muerte por una simple apuesta, para lo que la Diosa lo armó con una lanza, un escudo y una espada con poderes mágicos.
Siguiendo las indicaciones de Atenea, Perseo logró cortar la cabeza de Medusa, trofeo con el que retornó victorioso a la isla de Sérifos, imagen que inmortalizó Benvenuto Cellini en la Piazza della Signoria de Florencia.
Pero esa imagen de la cabeza cortada e inerte de Medusa pasó a formar parte de los trofeos de Atenea.

Pilar Pedraza, experta en el estudio de aquellas "monstruas" de la mitología, confirma la sospecha:
"La petrificadora cabeza de Medusa, arma terrible en manos de Perseo, es trofeo en el pecho de Atenea y, al propio tiempo, imagen especular de la diosa misma, su contra imagen, su rostro oculto, su sexo (...)
Esto -dice la diosa- lo he arrancado de lo más profundo de mi ser.
No os atreváis a mirarlo".
Para Freud la cabeza cortada de Medusa simboliza la castración, lo que hace que los hombres "se queden de piedra” al contemplarla.
Tal vez el poder oscuro de las mujeres provoque en los varones ese miedo inconsciente a la castración y, por tanto, una violenta reacción contra las mujeres poderosas.
Porque, sin duda, es la "sombra" la que nos otorga la fuerza más irreductible.
El ejemplo arquetípico de Atenea y Medusa se multiplica en multitud de casos en la mitología de las Diosas.
Uno de los más representativos es el de Innana y Ereshkigal, de la cultura sumeria7.
Innana, una vez proclamada Reina de la Tierra, necesita un consorte a instancias de su familia divina, que le impone al pastor Dumuzi, aunque ella prefiere uno de linaje agrícola.
Finalmente lo acepta y acaba enamorándose de él.
Son felices hasta que el pastor se cansa de ella y decide separarse.
Es entonces cuando ella decide realizar un viaje al mundo subterráneo para asistir a los funerales del esposo de su hermana Ereshkigal, Reina a su vez de los Infiernos.
A lo largo del viaje se le va despojando de todos sus bienes hasta aparecer desnuda ante su terrible hermana, que acaba dándole muerte, en la que permanecerá hasta que encuentre un sustituto en aquel reino de los muertos. Entonces ella elige a su antiguo esposo, Dumuzi, y puede entonces resucitar y volver al mundo de los vivos, habiendo aprendido la lección de que Vida y Muerte son una misma realidad; de que Innana y Ereshkigal son las dos caras de la misma Diosa

No hay comentarios: