"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

lunes, 21 de noviembre de 2016

Lázaro, levántate y escritura

Del editor al lector
Héctor Gambini
Clarín

Báez podría amanecer cada mañana en una casa suya diferente, durante un año entero.  
Lázaro Báez tenía, hace menos de tres meses, más de 250 propiedades en la Capital Federal, Santa Cruz y otras nueve provincias.
Ahora tiene 362, sumando nuevas comprobaciones judiciales y otras 5 halladas la semana pasada en Pinamar. Siguen buscando, y próximamente aparecerían más.
Báez podría levantarse cada mañana en una casa suya diferente, sin repetir una, durante un año entero.
El plan de viviendas para todos y todas funcionó para él.
La Justicia va y las tasa.
Les da un valor inmobiliario que acumula en planillas y sigue midiendo sus pasos.
¿Cuántas casas debe tener Lázaro Báez para que se considere probado un mecanismo de corrupción aceitado para transferir dinero público a cuentas privadas e invertirlos, entre otras cosas, en bienes inmobiliarios?

Muchas propiedades están aún sin tasar y la estimación general es que superarán con creces los 200 millones de dólares.
La Justicia suma y suma y ya no nos dice nada.
Para la gente que vive de un sueldo, 200 millones de dólares es lo mismo que 2.000.
O 20.000.
Nadie puede medir lo que ni siquiera puede imaginar.

Mientras el senador Juan Manuel Abal Medina, ex jefe de Gabinete de Cristina, impulsó un proyecto para aumentar 15 por ciento la asignación por hijo y convertir en empleos formales un millón de planes sociales -lo que el Senado aprobó y fue bandera de la marcha del viernes- sólo las casas de Báez equivalen a un sueldo de 8.000 pesos para 400.000 personas.
Eso es más que la población entera de las ciudades de Santa Fe o Corrientes, o todos los vecinos sumados de Lomas de Zamora, Temperley, Bernal y San Justo.
El tamaño del robo asusta.
Tantos sueldos de tanta gente que espera en cada parada de colectivo suburbano cada madrugada del año.
Un mes del 40 por ciento del total de los empleos que ahora pide Abal Medina están en las escrituras de las propiedades de un empresario que no pudo haber sido otra cosa que un testaferro de quienes detentaban el poder y ungieron jefe de Gabinete al ahora sensible senador.

A veces, seguir las noticias de una causa judicial cansa.
La continuidad de hechos parecidos diluye el interés sobre el todo.
Y entonces 5 casas más de Lázaro la semana pasada y 20 más la semana que viene parecieran decirnos poco sobre lo que ya creemos saber.
La dimensión se pierde.
Pero, ¿cuánta gente conocemos que tenga 5 casas?
¿Cuánta que tenga 20?

El tamaño del robo es avasallador.
Mirar esta causa es mucho más que mirar para atrás o ensañarse con los funcionarios que se fueron.
No perderla de vista ni distraerse con expedientes conexos es mirar para adelante y cuidar el futuro.
Reconocer, cuantificar y medir la corrupción es también sopesar el costo moral de la indigencia, de los jóvenes pobres sin presente y sin futuro -uno de cada tres no estudia ni trabaja- y del país que no termina de arrancar.

Hacer coincidir los tiempos judiciales con los políticos, medir si al gobierno le conviene o no le conviene Cristina candidata o tantear los pasos para el mayor rédito político es también una trampa mezquina.
Ni los casi 6 millones de dólares cash de la caja de seguridad de Florencia Kirchner, ni los bolsos voladores de López ni las escrituras de Báez deberían medirse en especulaciones electorales.


¡¡¡El país saqueado sólo necesita justicia!!!

No hay comentarios: