"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

viernes, 16 de diciembre de 2016

Los destructores de Alepo

OPINIÓN |EDITORIAL
Los destructores de Alepo
Por EL COMITÉ EDITORIAL 15 de diciembre de 2016
Credit Roman Muradov

Ver la caída de la antigua ciudad de Alepo ha sido intolerable.
Según informes, los civiles que sobrevivieron semanas de intensos bombardeos han sido masacrados por las fuerzas del gobierno de Asad mientras huyen de la zona de batalla.
A algunos les han disparado en persecuciones casa por casa.
Miles más están atrapados sin comida, agua ni refugio.
“Este es un mensaje de alguien que dice adiós y que podría enfrentarse a la muerte o a un arresto en cualquier momento”, escribió un médico en un servicio de mensajería.
Las Naciones Unidas catalogaron como un “colapso total de humanidad” a la catástrofe.

Las fuerzas de Asad están cerca de retomar Alepo, la última ciudad importante que no está en manos del gobierno. En 2011, el presidente Bashar al Asad ignoró las demandas de manifestantes pacíficos y desató una guerra aterradora contra su pueblo.
Más de 400.000 sirios han sido asesinados mientras millones más han escapado a través de fronteras regionales y hacia Europa.
Sin embargo, Asad jamás pudo haber prevalecido sin el apoyo del presidente ruso Vladimir Putin y, en un menor grado, de Irán.
Esa es una verdad que el presidente electo Donald Trump, un defensor de Putin que está rodeándose de colaboradores que también son simpatizantes del Kremlin, no puede ignorar.
Durante la campaña presidencial, Trump alabó a Putin por ser “un mejor líder” que el presidente Obama.
Este sería un buen momento para que le recomiende a Putin acabar con la masacre.

Las acciones sangrientas de Putin —el bombardeo de vecindarios, la destrucción de hospitales, la negativa a permitir que civiles reciban alimentos, combustible y suministros médicos— violan la ley internacional.
El martes, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Samantha Power, la embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas, les dijo a Asad, Rusia e Irán que habían puesto una “soga” a los civiles de Alepo y que “debería darles vergüenza. En vez de eso, todo parece indicar que se están envalentonando”.

Al comienzo del conflicto, cuando la diplomacia en el Consejo de Seguridad pudo haber obligado a que Asad se comprometiera a hacer acuerdos políticos y previniera la guerra, Rusia utilizó su veto para protegerlo de las críticas y las sanciones.
Para octubre de 2015, cuando parecía que Asad estaba perdiendo, Rusia envió jets y tropas, y se convirtió en combatiente activo en nombre del gobierno contra los rebeldes, incluyendo aquellos que habían sido entrenados y auxiliados por Estados Unidos y los países árabes.
Hezbollah, respaldado por Irán con armas y dinero, también ha sido un activo vital para el régimen de Asad ya que, según fue reportado, ha desplegado por lo menos 5000 combatientes en Siria.
El caos ha permitido que el Estado Islámico establezca una sede en Siria y se convierta en una grave amenaza terrorista.

Después de pedirle a Asad que se hiciera a un lado en 2011, Obama jamás fue capaz de lograrlo, y puede que eso jamás haya estado en su poder, por lo menos bajo un costo aceptable para el pueblo estadounidense o el Congreso, que se ha rehusado a autorizar una acción militar contra el gobierno de Asad.
Obama, reacio a aprobar intervención militar directa, contuvo el apoyo a los rebeldes y tuvo problemas para convertirlos en un frente de batalla efectivo.
Obama trabajó con Rusia para eliminar la mayor parte de las armas químicas de Asad en Siria.
Pero otros intentos de cooperación —en especial la búsqueda de un acuerdo político que terminara la guerra civil y permitiera un enfoque unificado para luchar contra EI— han fracasado.
Quedan pocas dudas de que Putin utilizó la diplomacia como un amago para permitir la victoria militar de Asad.

El martes, Rusia y Turquía negociaron un cese del fuego que iba a permitir que miles de civiles y combatientes se fueran de Alepo.
Pero el miércoles continuó el bombardeo por parte de las fuerzas pro-Asad contra un número cada vez más escaso de personas en la ciudad.

¿Cuándo se detendrá?

Eso depende de Asad, Putin e Irán.

No hay comentarios: