"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

lunes, 8 de mayo de 2017

Las elecciones francesas; Derecha e izquierda

Armando Ribas   
                 
Las recientes elecciones francesas constituyen una prueba más de la confusión que reina en el llamado mundo Occidental y Cristiano.
Cuando tenemos en cuenta las diferencias de las respectivas filosofías políticas de los candidatos, nos encontramos ante un mundo incierto, que a mi juicio ignora los principios que determinaron la situación del mundo en que vivimos.
Mundo que tomamos por dado y que en gran medida se vitupera como capitalismo, el sistema que lo creo tan solo a partir de hace unos doscientos años. Tal como lo describe William Bernstein en su “The Birth of Plenty”: “hasta principios del siglo XIX el mundo vivía como vivía Jesucristo”.

Empecemos con la Sra. Marine Le Pen, que ganó el segundo lugar en las elecciones.
¿Qué es la extrema derecha?
Aparentemente se entiende por extrema derecha el Fascismo, plagado de nacionalismo.
Al respecto se ignora que el origen del fascismo surge del socialismo, tal como lo define Von Hayek en su “The Road To Serfdom” y lo interpreta Ernst Nolte en “Three Faces of Fascism”.
Tanto uno como otro tratan de ignorar los derechos individuales en nombre de la organización.
Y como bien reconoce Hayek el fascismo y el marxismo son el producto de la filosofía que produjeron grandes pensadores de Europa, que generaron la teoría del Estado de Fichte, Lasalle y Robertus, y por supuesto Spengler y a la que adhirió Hegel y desde mi punto de vista incluyo a Kant.
Esa teoría, tal como la describe Hayek, parte de que:
“El estado no está fundado y formado por individuos, ni tiene el propósito de servir ningún interés particular. Es el sistema en el que el individuo no tiene derechos sino solo deberes”.
Así lo reconoció Kant.

El fascismo que surgió de Italia con Mussolini es otra muestra de su origen socialista, hoy aparentemente reconocido por la extrema derecha.
Mussolini era socialista y aparentemente leyó a Lenin que escribió en reconocimiento del fracaso del comunismo “La Nueva Política Económica” donde dijo:
“Los capitalistas están entre nosotros. Están operando como ladrones; ellos tienen ganancias; pero ellos saben cómo hacer las cosas”.
Y no olvidemos que en Francia el líder del Fascismo, surgido del marxismo, fue Charles Maurras y su creación la Acción Francesa.
O sea que todo parece indicar que de la descripción que se hace del pensamiento de Marine Le Pen,
Maurras está de vuelta en Francia.

En otra descripción del resultado de las elecciones francesas, Emmanuel Macron quien ganó las elecciones con el 23% de los votos es pro europeo y liberal, en tanto que Francois Fillon que es de centro derecha quedó en tercer lugar con el 18,8% de los votos, ganándole al líder de la llamada ultra izquierda Jean-Luc Melenchon por 0,5%. Ahora nos hacemos otra pregunta:
¿Qué es ser liberal y qué es la centroderecha?
El liberalismo fue el resultado de los principios que estableciera John Locke, que transformaran la historia del mundo, comenzando con la Glorious Revolution en Inglaterra en 1688, que más tarde determinara la más conocida Revolución Industrial.
Por supuesto con el pensamiento de David Hume y Adam Smith incluidos determinaron en Estados Unidos la aprobación de la Constitución de 1787 y el Bill of Rights de 1791.
Así surgió el Rule of Law, denominado por Marx ‘capitalismo’ para descalificarlo éticamente como la explotación del hombre por el hombre.

Queda la problemática pendiente de definir qué es la centro derecha, y que es ser liberal en Francia.
Cuál es la filosofía que difiere de los principios liberales que parten del reconocimiento de la naturaleza humana, y por ello en primer término Locke dijo: “Los monarcas también son hombres”.
Por tanto definió la necesidad de controlar el poder político.
Y ese principio fundamental se estableció en Estados Unidos a partir de la institución de la denominada “judicial review”.
La misma surgió a partir del caso de Madison vs. Marbury en el que el Juez Marshall definió la función y el deber del Poder Judicial de decir que es la Ley de acuerdo a la Constitución.

Hasta donde yo conozco la historia esa institución no se impuso en ninguno de los países europeos, ni aun en Inglaterra donde no hay Constitución y por tanto el supuesto control del poder se encuentra absolutamente en el Parlamento.
Por ello cuando vino Attle después de la Segunda Guerra Mundial, violando los derechos de propiedad destruyó la economía inglesa.
Inglaterra tuvo que esperar la llegada de Margaret Thatcher para recuperar su situación económica, hoy igualmente deteriorada como consecuencia de la influencia del partido laborista para aumentar el gasto público al 49% del PBI.

Entonces ¿qué es estar a favor de Europa, tal como se dice de la posición de Macron?
Evidentemente esa posición no implica un acuerdo ideológico o filosófico, sino tan solo mantener la permanencia de Francia en la Unión Europea.
No es que crea que el Brexit es una buena decisión para Inglaterra y que también es el propósito de Marine Le Pen, pero no debieran caber dudas de que la crisis de la Unión Europea está causada en primer lugar por el Euro.
Al respecto Andrew Moravcsik escribió en Foreign Affairs: “Europe’s Ungly Future” y allí describe la problemática que causa la imposibilidad de que los países aprecien su moneda y como la productividad alemana crece, y sus socios comerciales no tienen la posibilidad de depreciar su moneda, ello produce un incremento de la demanda por los productos alemanes.

Pero el problema que enfrenta la Unión Europea no se limita al Euro y está descripto en otro artículo de Foreign Affairs “Capitalism in Crisis” de Mark Blyth.
En el mismo señala que la crisis del capitalismo se debe al aparente conflicto con la democracia.
Ahora aparece la ética de la igualdad y el capitalismo supuestamente genera desigualdades.
Por tanto el socialismo que ahora se le denomina populismo domina la democracia.
Consecuentemente la Unión Europea tiene un gasto público que ronda el 50% del PBI, y en Francia ya alcanza al 56% del PBI.
Y como bien señala George Gilder, el gasto público no es parte del producto sino del costo de producir”. Consecuentemente Europa no crece y hasta la fecha no sabemos de ninguno de los candidatos a la presidencia de Francia se haya manifestado al respecto de reducir el gasto.

Aparentemente la discusión política en Francia parece limitada entre el nacionalismo y el socialismo.
Es decir entre el populismo de derecha y de izquierda.
Entonces tenemos una deuda pendiente respecto a la definición de la derecha, de la extrema derecha, la izquierda y la centroizquierda.
Y ahora tenemos pendiente a Estados Unidos con el nivel de gasto más elevado de su historia rondando el 40% del PBI.
Pero siguiendo con nuestra duda, ¿Es posible saber si los Founding Fathers eran de extrema derecha?
Hasta 1918 solo el 20% de la población tenía derecho a votar.

En la carta 10 de El Federalista James Madison escribió:
“Hombres de temperamento faccioso, de prejuicios locales, o de siniestros designios, pueden por intriga, por corrupción o por otros medios, primero obtener los sufragios, y después traicionar los derechos de la gente”
O sea se manifestó frente a la democracia mayoritaria y a favor de la república tal como había dicho Aristóteles 2500 años antes.
Lo cierto al respecto es que cuando establecieron la Constitución de 1787 y el sistema del Rule of Law, o sea el respeto por los derechos individuales y que el gobierno estaba formado por hombres que no eran ángeles,
lograron que cien años los Estados Unidos pasaran a ser la primera economía mundial.

Ahora llegó Donald Trump quien parece seguir una política contraria a la definida por los Founding Fathers y lo podríamos considerar populista de derecha.
O sea a favor de la Nación.
Por ello tiene encuentros con su propio partido y no sabemos a dónde vamos.
Pero en tanto y en cuanto no decida reducir el gasto y las crecientes regulaciones que complican las decisiones económicas difícilmente se recuperará la economía americana.
Y ese es el proceso que habría determinado la decadencia del crecimiento económico en la Unión Europea.

¿Qué pasaría si Marine Le pen gana y separa a Francia de la Unión Europea y siguiendo los pasos de Trump impide la inmigración?
Hasta ahora son sus  únicas prédicas políticas.
Así tampoco conocemos la política a seguir del liberalismo de Macron salvo que no se separara de la Unión Europea.
Pero que hará con el Euro y con el nivel del gasto.
No sabemos.

“El futuro es semper incertum”.

No hay comentarios: