"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

jueves, 11 de mayo de 2017

No estoy de acuerdo con la chabacanería ni con la mentira.

Dámaso Uriburu Montes

Con gran sorpresa veo que en los últimos días el nivel de chabacanería para expresarse ha crecido a niveles preocupantes. Inadmisibles.
Tanto como la mentira de algunos opinólogos que inundan las redes sociales con sus mensajes entre mesiánicos y apocalípticos.
Esto muestra el nivel de exacerbación que existe en nuestra sociedad.
Porque presiones y problemas tenemos todos.
Pero eso no nos habilita a expresarnos sin respeto a quienes me van a leer.
Y mucho menos mintiendo, tomando al eventual lector destinatario del mensaje como una persona ignorante, que cualquier dato le viene bien.

Decimos defender la libertad, la democracia, la pluralidad.
Sin embargo olvidamos todo eso en un santiamén.
¿Libertad?
Son muchos los que quieren que pensemos como ellos y no quieren que pensemos como sencilla y humanamente lo hacemos.
O sea nada de libertad, sino todo se reduce a una imposición.
¿Democracia?
También hay muchos que proponen que  salgamos con las armas a luchar contra lo que no les gusta.
¿Saben de qué están hablando?
¿Tienen noción de las consecuencias de una reacción así?.
¿Se percatan que precisamente eso es lo que quieren los que piensan distinto, para poder justificar las armas que ellos también poseen?.
En esto hay una regla muy simple:
En la guerra contra el caníbal, uno no se puede comer al enemigo.
Y, ¿pluralidad?.
¿Cuál pluralidad?

La pluralidad es el resultado de la convivencia en sociedades que existe respeto mutuo.
Donde pese a las diferencias internas, se tienden puentes de consenso mutuo, que al establecerlos, precisamente poco a poco van permitiendo que esas diferencias desaparezcan.
No creo que uno deba convertirse ni en Shakespeare, ni en Cervantes, ni en Voltaire.
Ni tampoco ser un poeta de la talla de Lugones.
Pero sí tenemos el deber de expresarnos con educación, y obviamente con la verdad.
Ni tampoco hace falta tener estudios de alto grado.
Yo conozco personas de origen muy humilde, que escucharlos es un gran placer, porque se expresan con palabras simples, pero dicen grandes verdades.
Y también conozco los que usan un floreo innecesario, solo para ocultar su falta de fundamento en lo que dicen.

Una vez viajé a Chile, a pocos meses de haber sido derrocado Allende.
Me llevaron a visitar una mina de cobre (donde bajé a galerías que estaban a 100 metros de profundidad, pudiendo conversar con los mineros que allí se ganaban la vida.
Todos muy educados y amables.
Al salir, me invitaron a un almuerzo en las oficinas de la dirección, al cual concurrieron todos los gerentes y algunos profesionales de la mina.
De ese evento, dos cosas me llamaron la atención:
1) La buena: Nunca en mi vida pude volver a comer unos locos apanados tan ricos como los que comí ese día en “La Africana” (así se llamaba la mina de cobre).
2) La mala: La forma inadecuada y grosera con que se expresaban los comensales presentes.
Quizás por eso, mi anfitrión, el muy querido y recordado César Sepúlveda Latapiat (a la sazón presidente del directorio) me sopló al oído:
“Vea don Dámaso, esa forma incorrecta de expresarse es una de las peores herencias que nos ha dejado el socialismo de Allende”.

¿Queremos cambiar?.
Empecemos por ser nosotros mismos cada día mejores personas.
El cambio no viene de afuera hacia adentro, sino al revés.
El cambio que viene de afuera hacia adentro, es pura imposición.
O sea, falta de libertad.
¿Queremos democracia y pluralidad?
Aceptemos las leyes que rigen la República, y abramos el entendimiento (y el corazón) para poder lograr consensos mínimos.
Que así se construyen los cimientos de los grandes consensos.
No es difícil y tenemos todo para lograrlo.

¡¡¡Solo falta poner manos a la obra !!!.       

No hay comentarios: