"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

jueves, 15 de diciembre de 2016

Naranjos en flor

Texto publicado en la Antología "200 Pasos"
Pcia de Córdoba

¡Qué lo disfruten!
 Por Teresa Nannini 


La habitación está en penumbras.
Los postigos entreabiertos dejan que el viento infle los visillos blancos.
Entra una morena de delantal almidonado.
—Buen día, niña Clarita —dice, mientras abre un poco más la ventana.
Aspira hondo y sigue—:
¡Sienta, mi niña, el rico perfume de los naranjos!
Primero estos botones blancos, y luego serán frutas maduras con las que la negra Eulalia hará dulce pa’ su boquita. Las cáscaras cortaditas irán pa’ los licores, la pulpa pa’ mermelada, las semillas serán jaleas, y el jugo fresquito pa’ sonrosar sus cachetes.
Los picaré despacito y…
—¡Calla, negrita! ¡Deja de hablar sola!
—¿Cómo, sola? ¡Con usté’, mi niña! —dice Eulalia.
—¡No te escucho! Estoy queriendo dormir. Me despertaste justo cuando el coronel detenía su caballo junto a mi ventana. Traía noticias del litoral.
—¿De litoral? ¿Pa’ qué quiere saber lo que pasa allá? Con lo que aquí tenemos basta y sobra. ¿Se enteró que ya se están yendo los diputados? Parece que el Tucumán es poco, llevan todo pa’ los Guenos Aires. Después allá se olvidan de nuestros pesares. Se acuerdan del puerto, nomá’. La tierra y los enterrados son pa’ nosotros.
—¡Sos rezongona, negrita! —dice Clara—. Hablas sin saber. Nunca saliste de aquí y pareces una leguleya. ¡Ni sabrás que es un puerto!
—¡Cuente usté’, niña Clarita!
—Lo vi de lejos, Eulalia. Es un lugar lleno de gritos, gente, carruajes y, a la distancia, esas naves que te hacen soñar con otros horizontes. Velas como alas de mariposa, maderos con olor a palo santo, marinos de uniformes coloridos y la brisa que te despeina y…
—¡Esos la hacen soñar a usté’, los uniformes! Cuando ya esté sanita vamo’ a ir a la plaza pa’ que vea pasar a los que vienen del norte. Aunque vengan derrotados, levantan la mirada y ni se les nota. ¡También estuvieron los Granaderos de San Martín! Esos sí que tienen garbo, mi niña.
—¿Los viste, Eulalia?
—¡De lejos…! Pero tengo una historia, si me promete no contar a nadie. Venga, amita, sientesé que la peino.

Este es el momento más lindo para la muchacha, cuando desenreda el pelo de Clarita, porque recuerda a su negrita, que murió de fiebres, y vuelca la ternura en la niña.
—Ya te dije que no me digas amita. ¡Sos libre, Eulalia!
—Bueno, mi niña, pero los amores encadenan igual. No se enoje.
—¡Contame, Eulalia!
—Primero, un poco de agua ‘e rosas pa´ los rulos de la frente… gueno, le contaba… Una de estas tardes, cuando me dejan ir al río, algo cayó al agua y me salpicó. Era Tomás, mi moreno querendón, que me tiraba una piedra. ¡Ah! Sus brazos fuertes, yo quería enredar los dedos en sus rulos…
—¡Eulalia, mirá que sos pícara!
—Cierto, mi niña, ese no es el cuento —continuó Eulalia—. Perdone, me perdió el olor de los naranjos… Nos sentamos con el Tomás, agarrados de la mano, no se crea otra cosa, aunque nos juimos recostando entre unas piedras, porque el sol pegaba juerte todavía. Tanto nos arrinconamos que casi quedamos escondidos. Y así estábamos, cuando escuchamos las pisadas de un caballo. Un granadero lo acercaba a beber. Se le movían los flecos dorados en los hombros, la chaqueta azul estaba desabrochada y tenía un brazo atado con algo. Los pantalones blancos tenían sangre. Los ojos estaban abiertos, pero parecía que no veían…
—¡¿Qué más?! ¿Cómo viste todo eso?
—Ya conoce a su negra, nada se le escapa —continuó Eulalia—. Cuando se bajó del caballo, tambaleó y se apoyó en las piedras. Entonces fue cuando nos animamos con el Tomás. Acomodé mis polleras y nos arrimamos.
—¡Mirá que sos pícara, negrita!
—El hombre estaba perdido. Tenía una herida en la frente que se la tapaba con la gorra. Quisimos llevarlo al cuartel, pero se negaba el cristiano… ¿Y sabe qué, mi niña? Me di cuenta de que no eran heridas de guerra… Me acordé que esa noche su tío Gervasio había corrido a los tiros a gente que se escondía en los patios e’ la quinta. Su prima, la niña Mercedes, le había quitado el jusil pa’ que no siguiera disparando. ¿Se acuerda? ¡No cuente nada, mi niña! El soldado, cada tanto, sacaba un pañuelito y lo olía. Tenía poco aliento, pero lo hacía. ¡Ahí me di cuenta de todo! Y lo arriamos con el Tomás pa´ la casa del doctorcito Junes. Me parece que cuando el soldado recupere la memoria, ña´ Mercedes se va a poner contenta.
—¡Mirá que sos pícara negrita!

No hay comentarios: