"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

lunes, 15 de mayo de 2017

Carlos Julio Eizmendi (1932-1985)


“Becho”, el del violín

Era hijo del peluquero Ángel Eizmendi Méndez y de la maestra Herlinda Lovisetto Agresta.
A los cinco años fue inscripto en la Escuela de Varones Nº 74 de Lascano en segundo año, ya que en su hogar fue asimilando naturalmente el programa de primero.
Inició sus estudios musicales a los ocho años con el maestro Camilo Boronat, Director de la Banda de Música de Lascano y tiempo después, comenzó a ejecutar el saxo en esa agrupación musical.
Fue alumno fundador del liceo de Lascano.
Simultáneamente viajaba a Treinta y Tres para seguir sus estudios de violín.
Una vez terminados sus estudios preparatorios, pasó a residir en Montevideo, ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad de la República y prosiguió sus estudios musicales con diferentes profesores.

A los 17 años realizó su primer concierto en el Teatro "25 de Mayo" de Rocha y a los 21 años ingresó por concurso a la Orquesta Sinfónica del SODRE dando conciertos en todo el país.
Luego de permanecer 18 años en el SODRE, viajó al exterior dando innumerables conciertos en La Habana, Hamburgo, París y Múnich.

Cuenta la leyenda que Alfredo Zitarrosa en sus habituales visitas siempre escuchaba una melodía que Becho improvisaba en su violín.
Un día, vuelve con la novedad de unos versos para esa música tan hermosa.
Esa letra en un principio no le gustó a Becho y Alfredo la reforma haciéndola más poética para no herir la natural modestia del genial violinista.
"Becho toca el violín en la orquesta, cara de chiquilín sin maestra..."


No hay comentarios: