"De Argentina para el mundo..."

A poco de ganar las elecciones por el 54%, sugerí que debíamos Ver venir la administración de la presidente.

Lamentablemente, somos muchos los ciudadanos (no habitantes) quienes notamos que estamos y vamos mal…

¿Hacia dónde nos dirige la presidente de todos los argentinos…?

El pueblo quiere saber

...
Ver venir


Caricatura de Alfredo Sabat

viernes, 9 de diciembre de 2016

UN PAÍS EN BANCARROTA

Hiperinflación bolivariana:16.400% entre 2008 y 2016

Fuentes cercanas al Banco Central de Venezuela (BCV), aseguran que la tasa de inflación anualizada hasta noviembre alcanzó el 784,5%.
La inflación vigente en Venezuela proyecta, según fuentes privadas, una caída salarial en 2017 de 373,9%, explicó la web opositora al gobierno de Nicolás Maduro, La Patilla.
El rumor es que la inflación en noviembre fue de 21,9 % y con esto se habría alcanzado la tasa inflacionaria más alta de la historia del país, a causa de que se superó el 20% “durante más de 4 meses consecutivos, lo que sugiere la pronunciada aceleración del aumento de los precios”.
El Fondo Monetario Internacional ya deslizó la posibilidad que la inflación en Venezuela alcance para 2017 el 2.200%.
Billetes que vuelven por la hiperinflación venezolana que provocó el chavismo.
De acuerdo a los datos del economista y profesor universitario venezolano Luis Oliveros, entre enero de 2008, cuando se puso en circulación el actual cono monetario (el sistema de billetes vigente), hasta octubre de 2016, ha habido un incremento de 6.000% de la base monetaria.
Las piezas emitidas durante el gobierno del fallecido Hugo Chávez (jefe del Ejecutivo entre 1999-2013) incluyeron una reconversión llamada, irónicamente, "bolívar fuerte", que borró 3 ceros a la moneda anterior que se llamaba "bolívar" a secas.
De acuerdo a los números que deslizó Oliveros, la inflación de los recientes 12 meses implicaría una variación promedio de precios acumulada de 16.400% desde 2008 hasta hoy.
Habrá nuevos billetes en Venezuela. Hoy el de más alta denomin ación es de 100 bolívares, pero el que lo sustituirá será uno de 20.000 bolívares.
Con 100 bolívares, en Venezuela, se compra 1 cigarrillo al detal o 1 café pequeño, de esos mínimos. Después de muchos rumores, el Banco Central de Venezuela (BCV) confirmó que hará circular nuevos billetes de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 para hacer "más eficiente el sistema de pagos".

Una hamburguesa de McDonalds, por ejemplo, se vende en 6.000 bolívares.
Se necesitan 60 billetes de la más alta denominación para pagarla en efectivo.
Para el economista del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), Francisco Navarro, la ecuación es clara:
"La inflación, es evidente.
Hay que hacer frente a precios mucho más elevados con el mismo tipo de billetes".
En definitiva, lo que los venezolanos podían pagar con el antiguamente poderoso billete de 100 bolívares, requeriría ahora de 16.000 bolívares, o sea un fajo de 160 billetes.
El salario mínimo, que en 2008 rondaba los 700 bolívares, equivale a 27.000 bolívares de hoy día.
La Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) anunció un "proceso de introducción" de billetes de mayor denominación en las entidades bancarias del país para compensar la escasez de efectivo que se ha registrado en los últimos días.
"Las limitaciones transitorias (...) son consecuencia del proceso de introducción de una nueva gama de billetes de más alta denominación que ha hecho necesario aplicar medidas que permitan distribuir el efectivo disponible entre clientes y usuarios hasta que se incorporen las nuevas piezas monetarias", informó ABV en una comunicado.
Una desgracia
El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, calificó com o una “desgracia para la economía nacional” la presentación del nuevo cono monetario, a su juicio una medida aislada que no combate directamente la inflación, la más alta del mundo.
“En 2008, cuando presentaron el cono monetario, nos dijeron que se hizo para facilitar las transacciones monetarias, para simplificar los cálculos y los registros contables. Ahora los nuevos billetes tienen los mismos diseños que se estrenaron aquel año, con la diferencia de que el de 2 bolívares ahora será de 500, el de 5 representará 1.000 bolívares, el de 10 pasa a 2.000 bolívares, el de 20 a 5.000 bolívares, el de 50 representa 10.000 bolívares y el de 100, 20.000 bolívares”.
Capriles aseguró que con la presentación de los billetes de hace 8 años, el Gobierno nacional se burla del pueblo venezolano. “Todo lo que nos dijeron de quitarle los 3 ceros, ¿a dónde fue a parar eso?

¿Qué pasó con nuestro bolívar, nuestra moneda nacional?
Ese bil lete de 20 mil bolívares si le colocamos los 3 ceros como antes, sería de 20 millones de bolívares”.
Reiteró que los venezolanos deben exigirle al Gobierno nacional que tome acciones contundentes para bajar la inflación.
“Tenemos que luchar juntos.
Debemos exigirle al BCV que nos diga que nos traerá para el año que viene, ¿cuáles serán las propuestas para el próximo año?, ¿cuáles serán las medidas para bajar la inflación del país?, ¿tienen las propuestas?
No las tienen.
El salario mínimo incluyendo el bono de alimentación podría pagarse con 5 billeticos y 8 monedaS de 100 bolívares
El billete de más alta denominación, el de 20.000 bolívares también desaparecerá, si no se hace nada para controla la inflación. Al poco tiempo no tendrá valor y luego sacarán el de 50.000 y luego el de 100.000 bolívares”, aseguró.
Disparates

En ese contexto, no hay moneda suficiente para concretar las transacciones, lo que frena la economía.
Según el ex ministro de Economía de Nicolás Maduro, Luis Salas, lo que sucede con la falta de circulante es una "combinación de factores que venía gestándose con anterioridad".
Los factores, dice Salas, son varios:
Desde finales de noviembre, mediante las redes sociales, los rumores de un "corralito" se expandieron y la gente se agolpó a los cajeros automáticos para sacar efectivo.
La situación se agravó con la falla generalizada del sistema que hubo desde el viernes 02/12.
Además, sucede el contrabando de billetes a Colombia. El ex ministro explicó que las especies de cien bolívares "son sacadas del país porque tienen el mismo tamaño y material de los dólares, así que sirven para hacer falsificaciones. Se pueden transformar".

Una fuente del BCV dijo: 
"Hemos sacado muchos más billetes y no hay , se quedan en la calle, los venden en la frontera. Es muy compleja la situación".
Salas: "La industria del contrabando de extracción (en Colombia) necesita de bolívares para poder operar y toda mafia, para no dejar rastro, se maneja en efectivo, es decir, les resultan más atractivos los billetes de alta denominación. Si empiezan a circular billetes de 20.000, el apetito de los contrabandistas va a ser mayor. Por eso hay que complementar la emisión con medidas en la frontera con Colombia, o se va a agudizar el problema del efectivo".
Salas propone que cese la libre convertibilidad entre el bolívar y el peso colombiano, con la derogación del convenio entre los bancos centrales de ambos países.
Lo increíble es que algunos de los periodistas que escriben sobre estas cuestiones -el caso de Nazareth Balbás en RT, la web de Russia Today- se preguntan por los billetes y no por la inflación, que ya es hiperinflación.
Quien no se pregunta por la inflación termina siendo cómplice de gente como el funcionario psiquiatra Jorge Rodríguez, quien “muy respetuosamente”, informa al cardenal Pietro Parolin, secretario del Vaticano, en una misiva de protesta, que es necesario “combatir las agresiones financieras que contra nuestro país se han instalado hace más de 3 años y que incluyen acciones contra nuestra moneda (…) un verdadero bloqueo financiero contra nuestro país de parte de factores del sistema financiero internacional”: ¡¿?!

Jesús "Chúo" Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), dijo que la economía no es solo consecuencia de billetes sino de un modelo que pro duce miseria. "Son billetes que no tienen soporte. El gobierno tiene años imprimiendo dinero inorgánico, sin respaldo, y eso lo único que hace es disparar la inflación".
Torrealba aseguró que el gobierno busca que todos sean más pobres para que "dependamos de la gotica de miseria que el Estado petrolero nos dé".
E insistió en que el Banco Central de Venezuela debe ser un ente autónomo
 y "no la caja chica de un gobierno".

No hay comentarios: